domingo, 17 de febrero de 2008

Programas de pago y traducción gratuita

Acabo de leer una noticia curiosa sobre la traducción gratuita y Google. Recuerdo una anécdota que me contó mi jefe sobre una megaempresa de software que no tenía presupuesto para traducir un documento técnico relacionado con su software. Los usuarios de cierto país, hartos de esperar, tomaron el PDF (disponible públicamente), lo tradujeron y lo rehicieron a la perfección, maquetación incluida. Desde entonces, al jefe de localización de esta corporación se le cae la cara de vergüenza, ya que su superior espera que los usuarios se encarguen de toda la traducción haciendo desaparecer casi por completo el presupuesto de localización. ¿Por qué he de pagar por algo que puedo tener gratis?, se pregunta el buen hombre. Lo mismo podrían decir los usuarios de su software: ¿por qué pagar por un software que puedo descargar gratuitamente desde la mula? Pues la misma gracia nos hace a los traductores su ocurrencia.
En España tenemos un dicho muy bestia, que viene muy bien al caso y que reproduzco aquí MUY suavizado: "O compartimos todos, o tiramos la señora de afecto amigable al río".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.