lunes, 26 de octubre de 2009

Académicos invisibles (III)

Esta serie de entradas sobre educación se titula "Académicos invisibles", por el último libro que he leído, Unseen Academicals. En el libro número 37 de la saga del Mundodisco, los magos de la Universidad Invisible se ponen a jugar a fútbol. "Unseen" es por el nombre de la universidad donde enseñan trabajan pasan el rato y "Academicals" se refiere a los uniformes académicos. De ahí, "Uniformes invisibles". En el caso que nos ocupa, el del máster que estoy haciendo, me refiero a la tendencia de los señores académicos a desaparecer como por arte de magia.

Irlanda es un reflejo del Reino Unido en muchos sentidos. Por muchos orígenes celtas que quieran marcarse los irlandeses, tantos siglos de ocupación británica dejan una huella muy profunda. Como en tantos otros aspectos de la sociedad, lo que he visto de la educación universitaria irlandesa se parece bastante a lo que vi en la educación universitaria británica hace unos años. En el Reino Unido ahora mismo suenan los tambores de guerra que amenazan con una subida de tasas bestial. Parece ser que el límite legal de tasas anuales a estudiantes británicos es de 3.225 £, pero quieren subirlo a 7.000 £, o de lo contrario se pone en peligro la ciencia en el país. Pobrecitos, me dan una pena. Aquí en Irlanda no pueden ser menos y llevan unos cuantos meses dejando caer que las tasas tienen que subir.

Los británicos tienen la idea de responsables políticos "en la sombra" para todo tipo de funciones. Cuando hablan de "Shadow Prime Minister", se refieren al líder de la oposición que se presenta a primer ministro. Pues bien, el responsable "en la sombra" de educación, el tory David Willetts, afirma que los estudiantes están hasta las santas narices de tanta algarabía. En este artículo de The Guardian, se habla de estos problemas: profesores desaparecidos, trabajos corregidos tarde y mal, uso de otros estudiantes tanto de posgrado como sin titulación para evaluar trabajos, etc. Obviamente, no voy a defender la postura de los tories, que no ven con malos ojos una mayor privatización de la educación, pero el caso es que este hombre tiene bastante razón. Demagogo como todos, pero tiene razón.

Es muy habitual que los profesores de mi curso desaparezcan cada dos por tres sin dar razones. De 5 profesores, hay 1 que no aparece el 50% de las clases, aunque nos busca substitutos del departamento; y hay otra que "tiene compromisos" casi el 33% de las clases, aunque luego no las recupera. Como sigo bastante el mundillo de la localización, voy informando a mis compañeros de sus viajes: ahora se ha ido a Méjico, ahora está en California, la semana que viene estará en Londres, etc. Casi parece busca a Carmen Sandiego, es divertidísimo.

Las clases a menudo se parten en teoría, práctica y tutorías. Las tutorías es una hora de clase presencial en la que se tratan dudas y se repasa lo explicado. Por otra parte, los profesores titulares encasquetan las clases prácticas a estudiantes de posgrado. Soy perfectamente consciente de que ciertos estudiantes de posgrado tienen que practicar dando clase, pero hay gente que, simplemente, no vale para dar clase. Estas carencias habría que detectarlas temprano, digo yo, porque luego es gente que se va a dedicar a dar clase. Sin embargo, los estudiantes de posgrado / profesores de práctica no están directamente supervisados por los profesores titulares. No todos los miembros del cuerpo académico de una universidad tienen por qué dedicarse a la enseñanza: se pueden dedicar a investigar y dar conferencias. El resultado es que tenemos graves carencias en la parte práctica de la asignatura, con unos profesores inútiles, otros malos comunicadores, otros pasotas, etc. Y obviamente, a final de curso, tenemos que demostrar que sabemos tanto en teoría como en práctica.

Esperemos que esto mejore en el próximo semestre.

4 comentarios:

  1. Ahora ya sí que puedo hacer mi comentario... ¡búscate una novia irlandesa! jejeje. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Has salvado el blog de la deshidratación. Ya tenemos más cosas que leer, así que gracias. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jordi:

    Estas anotaciones ya tienen sus meses, pero yo las acabo de descubrir. Me han traído muuuchos recuerdos de cuando estuve allí, hace algunos años ya, estudiando lo mismo -más o menos, que veo que lo han "remozado"- que tú.

    Parece que ciertas cosas no cambian... En fin, espero que ahora esté la cosa más interesante.

    Un abrazo de una compañera del gremio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir tu experiencia. A ver si me animo la semana que viene y cuento cómo va el segundo semestre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.