jueves, 10 de junio de 2010

Ebooks (capítulo 4): experiencia cerrada, pero perfecta vs. experiencia abierta pero limitada

Hace un par de meses extravié mi añejo ebook Sony PRS-500 en un avión y ya no volví a saber de él. Digo añejo porque tenía ya 3 años y medio, y eso en tecnología es el siglo pasado. A pesar de que los modelos actuales lo habían superado en ciertos aspectos, mi Sony Reader distaba mucho de estar obsoleto. Funcionaba perfectamente para mis necesidades, aunque la carga de la batería ya no era lo que antaño fue. Por muy tecnófilo que sea un servidor, no podía justificar pasarme a una chica más joven un modelo actual.
Al perder mi querido ebook conseguí leerme un par de novelas en el móvil, pero ya no soy un jovenzuelo y la pantalla retroiluminada del móvil no hace de la lectura una actividad demasiado agradable. No me malinterpretéis, soy todo un snob, pero cuando la necesidad apremia puedo leer un pbook (libro de papel, ¡toma contraneologismo innecesario!) como el que más. Pero no hay nada como un buen ebook de tinta electrónica.
El caso es que llevaba un mes consultando varias webs especializadas poniendo en la balanza los pros y los contras de varios modelos, e incluso preparé una comparativa según mis necesidades. Se podría decir que estos cacharros pueden dividirse entre gama baja (hasta 200 EUR), media (alrededor de 250 EUR), alta (hasta 300 EUR) y ridícula destinada a profesionales (de 300 EUR para arriba). Centrándome en la relación calidad precio (lo que estaba dispuesto a desembolsar para cubrir mis necesidades), la batalla quedaba limitada entre el Amazon Kindle y el Sony PRS-300.
Del Amazon Kindle ya he hablado en otra ocasión y sigo pensando lo mismo. Sin embargo, la tentación del lado oscuro es grande y la carne es débil. El Kindle tiene a su favor el diccionario inglés de serie (e intercambiable), el subrayado y la toma de notas (no válidos en PDFs), la librería integrada y, lo más importante, rumores insistentes de conexión a Internet sin límites (hasta ahora sólo se puede visitar la Wikipedia inglesa). En su contra tiene la librería integrada, la actitud chulesca y prepotente de Amazon (sólo superada por Apple) y la incompatibilidad con el estándar del mercado, el ePUB.



Kindle 2

Cuando digo que la librería integrada es un punto a favor y en contra a la vez, me refiero a que comprar un ebook es muy fácil. Demasiado fácil. Enciendes el ebook, escoges un título, haces click en el botón de compra y, zas, te desaparecen 9 EUR de la cuenta. Han conseguido que comprar un ebook sea más fácil que piratearlo. Pero, para mí, sigue sin valer la pena. Otro día cuento por qué.
Por otra parte, el PRS-300 o Sony Reader Pocket tiene como punto a favor el precio: entre 80 y 90 EUR menos, según la fluctuación del cambio dólar - euro. No tiene diccionario, ni notas, ni librería, ni Internet, incluso tiene una pulgada menos de pantalla. Por otra parte, tener 5" en lugar de 6" y faltarle un teclado físico lo hace más portátil: me cabe en el bolsillo de cualquier pantalón. Para leer novelas voy que me mato: utilizo el móvil como diccionario y unas hojas más boli que he colocado de forma estratégica en la funda del cacharro. Estoy muy satisfecho con mi compra.

Sony Reader Pocket


Los ebooks vendidos por Amazon son una variación del formato MOBI. Sólo Amazon vende ebooks en este formato. No se puede leer ebooks protegidos por cualquier otro sistema DRM en el Kindle. Por otra parte, los ebooks de Sony sólo pueden leer ebooks protegidos por el DRM de Adobe, implementado sobre PDF y sobre ePUB, el estándar del mercado. La diferencia reside en que prácticamente todas las e-librerías venden ebooks con el DRM de Adobe, por lo que la competencia es mucho mayor con este formato. Por ejemplo, el almacén digital español Libranda de venta al por mayor funciona(rá) con el DRM de Adobe, al igual que lo hará Google Books y muchos otros vendedores menores ya lo hacen. En cambio, si tienes un Kindle le tienes que comprar los ebooks a Amazon.
(Obviamente, esta explicación es una simplificación. Puedes cargar ebooks del dominio público, o con licencias abiertas, o comprarlos sin protección DRM, o incluso reventar la protección anticopia para leer tus ebooks donde te dé la real gana, aunque según el país donde residas esto último podría ser ilegal. El caso es que si quieres comprar ebooks con DRM sin calentarle la cabeza, la oferta de Amazon no es una buena opción.)
El Kindle per se es muy bueno, pero hay que leer la letra pequeña. A la larga, una opción no ligada a una e-librería particular sale más a cuenta. Dejo para otro día ver si vale la pena comprar ebooks con DRM.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No me he terminado de enterar si al final te has comprado el Sony. Nosotros con el navegador del Kindle hemos podido acceder a reddit, por ejemplo. Lo que pasa es que el navegador es muy cutre y no tiene soporte para CSS, así que se veía algo raro, pero el contenido estaba ahí.

    ResponderEliminar
  3. Una tienda de Valencia tiene en oferta el Sony Pocket a 160 EUR, igualando la tienda de Dublín. Sí, soy el orgulloso propietario de un PRS-300.

    El navegador del Kindle es experimental y está muy limitado, pero si accedes a webs optimizadas para móvil, la cosa mejorará mucho, supongo. Compara www.mobileread.com con www.mobileread.mobi

    El problema de la navegación experimental está en que Amazon puede retirar (o empezar a cobrar por) el servicio en cualquier momento. El roaming les tiene que salir por un buen pico.

    ResponderEliminar
  4. Estrelleando entrada en GReader para futura referencia...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.