lunes, 21 de noviembre de 2011

Traducción automática: mitos y leyendas, luces y sombras


Parece que mi anterior entrada ha gustado y ha levantado polvareda. Eso es bueno, hay muchas cosas que aclarar y principios que debatir. El caso es que me he puesto a contestar el comentario de Aurora y al final me he dado cuenta de que daba para una entrada nueva, casualmente con temas que andaba desde hace tiempo con ganas de desarrollar. Agarraos, que vienen curvas.

Confidencialidad del profesional, inteligencia artificial y propiedad intelectual
Asumir que todo el material que se nos entrega para traducir es confidencial no es algo válido. El ejemplo que he dado en la entrada anterior es el de GlobalVoicesOnline, trabajo que hago pro bono publico o, como se dice hoy día, por crowdsourcing. Son artículos ya publicados en inglés en su web para cuando empiezo a leerlos. Claramente, si está publicado en su web y accesible vía buscadores, Google ya lo ha visto. ¿Qué importa que yo lo pase por Google Translate o por cualquier otro motor público de terceros?
Ahora supongamos que se trata de una patente y de un encargo remunerado. Si esta patente tiene, digamos, diez años (caso muy posible) y lleva tiempo publicada en internet, accesible tanto por humanos como por máquinas, ¿qué más dará que yo pase el texto por Google Translate o por cualquier otro motor de terceros?
Tercer y último ejemplo. No sé si recordáis el follón que se armó al lanzarse Gmail. Asociaciones de derechos civiles y de usuarios de internet pusieron el grito en el cielo porque Google "leía tu correspondencia". Primero, Google no es una persona y, por lo tanto, no puede leer nada. Los servidores de Google leen (=extraen los datos relevantes de) tus correos sin intervención humana. No leen los adjuntos (que se sepa), pero sí el correo per se. Y aun así, se sigue utilizando el servicio alegremente. ¿A qué viene este rollo del correo?
AsiaOnline se dedicó a comprar libros de segunda mano a montañas para alimentar sus motores de TA. Esto no es ningún secreto, lo han dicho públicamente. Obviamente, al igual que Google y Microsoft, además de los datos de modelos lingüísticos, se dedican a rastrear la web buscando documentos multilingües de "alta" calidad para alimentar sus motores. La legalidad de este proceso es muy, pero que muy discutible. ¿Se aplican las leyes de propiedad intelectual a las máquinas si ningún humano tiene acceso a su contenido? El lío de Google Books no vino tanto por la digitalización de libros sin más, sino por indexar su contenido y poner a disposición del público fragmentos o páginas sueltas. Eso es algo que legiones de abogados siguen y seguirán discutiendo unos años más. Personalmente, lo veo moralmente válido, pero eso no viene al caso.
Para resumir: si es información pública y accesible por máquinas en internet de forma legal (sin claroscuros, LEGAL en mayúsculas), no puede ser confidencial.

¿Lo que es bueno para nosotros, los traductores, es bueno para el público en general?
AsiaOnline proporciona tecnología gratuita para crowdsourcing de la Wikipedia a lenguas minorizadas del sudeste asiático y del subcontinente índico. Puede haber detrás una simple campaña de imagen pública y publicidad, además de mantener opiniones discutibles y tener una agenda oculta de promoción de la posedición, ahí no entro. A veces nos olvidamos de que lo que es bueno para la humanidad no es necesariamente bueno para un colectivo, como el nuestro, por ejemplo.

¿Cuál es el objetivo de la TA y cómo será el traductor como profesional en el futuro?
El objetivo de la TA no es reemplazar al traductor (al menos no a medio plazo), es poder dar salida a volúmenes mucho mayores de información mediante la posedición y, en el caso de la TA sin poseditar, de facilitar el acceso a la información. Un servidor lee blogs de electrónica en ruso sin despeinarse (tampoco es que tenga pelo), por ejemplo. Que la profesión del traductor se trivialice en un simple técnico y sus condiciones laborales y de prestigio empeoren es otra cosa.

¿Estamos dando de comer a la bestia Google?
A Google Translate, cuando le pedimos que traduzca un texto, solo le damos datos para su modelo monolingüístico, no bitextual, lo que significa que no le damos datos de traducción, sino de cómo funciona una lengua por dentro. Para los datos de traducción ya está Google Translator Toolkit y, de todas formas, se puede desactivar el envío de bitexto una vez completada la traducción. Que Google cumpla su palabra ya es otro tema. Lo mismo va para las voces de alarma que afirmaban que, por traducir con Google Translate (u otros motores) dentro de Trados estabas enviando tus traducciones a Google (o LanguageWeaver o lo que sea). Paparruchas. Insidias, como diría aquel.

¿Cuándo damos de comer a la máquina?
Una vez más, no estamos alimentando el motor de TA de Google por pedirle que nos traduzca texto. Si, en cambio, aceptamos un encargo de posedición de un cliente que cuenta con un motor propio, entonces sí lo alimentamos. Cada cierto tiempo, volcará memorias de traducción en su motor y este se hará algo más listo cada vez. Y nosotros cada vez menos necesarios. Con el tiempo, es posible que nos convirtamos en poseditores o en consultores.
(Actualización 25/11/2011 12.55: hay un pequeño error en el párrafo anterior. Lo aclaro en este comentario.)

¿Aceptar encargos de posedición es pan para hoy y hambre de mañana?
Solo tengo una cosa que decir: el mercado es libre, para bien y (sobre todo, para los que estamos abajo) para mal. Y que lo que es bueno para la sociedad en general no tiene por qué ser bueno para un colectivo específico. Dos cosas: el mercado, el bien común y cada uno verá lo que hace. ¡Tres cosas, no dos! Mejor vuelvo a entrar.


18 comentarios:

  1. Fantásticas tus dos últimas entradas, Jordi. Yo creo que, en vez de asustarse por lo que pueda depararnos el futuro, es más provechoso adaptarse a los cambios que se produzcan en el medio, y cuanto antes, mejor. Si el futuro está en la posedición, pues nos convertiremos en poseditores, buscaremos otros nichos de mercado que no estén a merced de la TA o cambiaremos de profesión. Selección natural.

    Un saludo,
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. «Asumir que todo el material que se nos entrega para traducir es confidencial no es algo válido.»
    Todo lo que los clientes nos entregan es confidencial. Que me conste que el cliente tiene partes de esa información colgada en Internet no me habilita a depositar un archivo en un FTP o a traducir usando TA en línea. El principio general es que los documentos que nos asigna el cliente son del cliente, y no podemos hacer peligrar su confidencialidad. ¡Por supuesto que el cliente también puede invitarnos a su oficina y pedirnos, ahí mismo, que traduzcamos un documento GT mediante con él a su lado!, pero esto no es lo que pasa habitualmente. Mi énfasis, entonces, apunta a que este tema es MUY delicado, y por él podemos tener que enfrentar una demanda judicial.

    «¿qué más dará que yo pase el texto por Google Translate?»
    Supongo que, llegado el momento, deberás explicarlo en terreno judicial. No me gustaría estar en esa situación. En especial porque el uso de la traducción en línea per se habla mal de mí como profesional. Si bien puedo explicar esto que decís y salir "airosa", ese cliente siempre me mirará "de costado". La confidencialidad en la tarea de los traductores es un valor supremo. Debemos enfatizar este principio, y no buscar posibles excepciones (de las que muchos vivos [que buscan aumentar el corpus] se aferran y que podrían dañar nuestra imagen profesional.

    «¿Se aplican las leyes de propiedad intelectual a las máquinas si ningún humano tiene acceso a su contenido?»
    No soy abogada, pero la lógica me hace pensar (estoy imaginándome interpelada por un cliente) que la máquina es administrada por "alguien". De todos modos, dada la importancia de este tema, desde la AIPTI pronto volveremos a ocuparnos del asunto. Ya lo hicimos con una charla que dio el Dr. Guillermo Cabanellas (¿De quién es mi traducción?). Nuestro equipo jurídico está investigando en este momento. Nos preocupa sobremanera la falta de información que notamos en los colegas ("los que están obligados con la confidencialidad son los traductores jurados" y similares ideas incorrectas). Sentimos que otros se están aprovechando de esta desinformación.

    «¿Lo que es bueno para nosotros, los traductores, es bueno para el público en general?»
    Me recuerda un artículo en el que Google defendía Google Translate argumentando el valor que eso representaría para todo el planeta. Me encantaría que los accionistas de Google donaran, por el bien de la humanidad toda, ese poderoso motor que es Google. Nada de Google ads. ¡Google gratis para la humanidad! ¿Verdad que no lo harían?

    «El objetivo de la TA no es reemplazar al traductor (al menos no a medio plazo),»
    Si hoy se están asignando trabajos de posedición es porque hoy se están reemplazando traductores.

    «es poder dar salida a volúmenes mucho mayores de información»
    Sé que así nació la PE, pero te puedo asegurar (gracias a mi conocimiento del mercado internacional) que el uso que están haciendo muchas agencias es otro: simplemente engordar sus márgenes. No es la UE hace 10 años, sino los vivos de siempre. No hay problemas de plazos ni de exceso de documentos, sino de un software que, clic mediante, les permite ahorrarse un traductor. ¿Cómo no oponerse con vehemencia? Te confirmo que las agencias que ya están asignando tareas de posedición son las agencias famosas en el sector por pagar sueldos y tarifas miserables. (Imagino que no contás con esta información, pero creeme que es así).

    «Y que lo que es bueno para la sociedad en general no tiene por qué ser bueno para un colectivo específico.
    Supongamos que, de repente, alguien empiece a cuestionar que haya que pagar los medicamentos y que haya que pagar para que el médico te cure. ¡Médicos y medicina gratis para la humanidad toda! ¿No es, todavía más loable que traducción gratis/barata para todos? Salud gratis para todos los seres humanos. ¿Te imaginás la reacción que ante tal movida tendrían el gremio de los médicos o Pfizer? Yo sí.

    Saludos.
    Au

    ResponderEliminar
  3. Isabel: Exacto. Podemos luchar contra un cambio para evitar que nos afecte negativamente, pero no reconocer cuándo un cambio nos obligará a adaptarnos no es una buena estrategia de supervivencia.
    Por cierto, tengo pendiente leerme un par de entradas tuyas. Cuando baje un poco el ritmo de trabajo, me paso por tu blog.

    Aurora: Yo digo que darle a Google algo que Google (o Microsoft, o quien sea) ya tiene no es saltarse la confidencialidad. Tú dices que sí. Está claro que no vamos a cambiar de idea.

    Perdona que no a continuación no use comillas españolas, pero me da pereza hacer la combinación de teclado cuando no es necesario, como sí puede pasar con las comillas anidadas.

    "Google gratis para la humanidad! ¿Verdad que no lo harían?"
    1. Ve a www.google.org
    2. Google (entre otros) ha hecho mucho más por la humanidad que, digamos, Goldman Sachs, con todos los millones que mueve. Cierto, preferiría que toda su tecnología fuera de código abierto (como Android y Chrome), para auditarla y mejorarla, pero al menos podemos usarla libremente. Otra cosa es la API de pago para grandes volúmenes.

    "los vivos de siempre" y "les permite ahorrarse un traductor"
    No sé viste uno de los enlaces que puse en mi anterior entrada. Cuenta el caso de una traductora X>EN que me envió un encargo (en mi época de asalariado) pasado por Google Translate sin ningún tipo de revisión. Cómo sería de mala la traducción que me di cuenta de que algo fallaba sin hablar ni papa de este idioma.
    Por supuesto, hay empresas que no aportan valor extra inflando costes de intermediario o que exprimen a sus proveedores mientras aumentan sus beneficios. Pero denunciar la maldad de las agencias frente al pobre traductor es pura demagogia: hay empresas malas igual que hay traductores malos. Las empresas malas duran más por su maquinaria comercial y de marketing, nada más.

    "Salud gratis para todos los seres humanos."
    Ahí ya entramos en debates sofistas que no vienen a cuento. Está claro que es lógico y loable que cada uno quiera buscarse la vida con su profesión. Es como si una petrolera se opone a la investigación en energía de fusión. Entiendo que lo haga, pero no estaría de acuerdo.
    Lo mismo pasa con un país o una ONG que se opone a las patentes farmacéuticas para enfermedades graves.

    ResponderEliminar
  4. Lo triste del asunto es que la mala calidad de las traducciones de Google (sus algoritmos son estadísticos y no lingüísticos) es debida en (gran) parte a la mala calidad de las traducciones humanas que inundan la red, traductores que traducen cosas de las que no tienen ni idea y "envenenan" masivamente los resultados...

    ResponderEliminar
  5. Los Banditos: Mira, esa forma de hacerle boicot a la máquina me gusta más y, sobre todo, me parece más irónica. :)

    ResponderEliminar
  6. Pues sí y quién sabe, igual en un par de décadas nos pidan traducir (editar) EN-EN -> ES-GO ;-) Y hasta puede que algunos idiomas rarillos se salven gracias a Big Google...

    ResponderEliminar
  7. «Pero denunciar la maldad de las agencias frente al pobre traductor es pura demagogia: hay empresas malas igual que hay traductores malos. Las empresas malas duran más por su maquinaria comercial y de marketing, nada más.»

    ¿Demagogia? Los códigos de ética de varias asociaciones incluso nos obligan a denunciar a quien daña la profesión. No sé cuánto sabés sobre la realidad de la profesión, pero está claro que hay muchas agencias que están rompiendo el mercado de manera descarada. El primer artículo que se escribió sobre la realidad de los argentinos explotados lo escribí hace 10 años a pedido de La linterna del traductor. Los colegas del par inglés a español (en especial los de Estados Unidos y los de España) nos querían comer vivos a los argentinos (bueno, a los que rompieron el mercado). No creo que sea demagogia denunciar el dumping de las agencias (de eso se trata) al que debés sumarle la explotación de los colegas más distraídos. Y denunciar el dumping de las agencias no va reñido con la realidad imposible de negar de que existan malos traductores. No entiendo que un hecho impida que se denuncie y se combata a las agencias lacras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Te dejo ese artículo que te contaba, Jordi, y dos nuevas vueltas de tuerca de la realidad de la profesión.

    Saludos.

    Uso de la globalización para explotar traductores. Historia:

    http://traduccion.rediris.es/6/5articulos.htm

    Un nuevo capítulo: las agencias empiezan a explotar estudiantes.
    http://www.traduba.com.ar/graduados.htm

    Y ahora la posedición
    http://www.aipti.org/articulos/art16-post-editing-un-nicho-para-los-traductores_-que-gran-verdad.html

    ResponderEliminar
  9. Aurora, hablas de la explotación de los traductores. ¿Te refieres a traductores autónomos? Porque, en tal caso, si están explotados, es sencillamente porque quieren y se dejan. Un traductor autónomo puede elegir libremente con quién trabajar y qué trabajos hacer; si acepta condiciones míseras, es única y exclusivamente cosa suya. No vale quejarse. Nadie le pone una pistola en la cabeza para que trabaje por 3 céntimos la palabra (aunque, lógicamente, hay circunstancias en las que la necesidad económica puede más que la dignidad profesional). Así que, si un traductor se considera explotado, ¿por qué, sencillamente, no busca otros clientes mejores?

    Estoy de acuerdo con denunciar el dumping de las agencias e informar de ello a los colegas despistados para que sepan que hay vida más allá de los clientes «explotadores», pero luego cada uno (agencias y traductores) puede hacer lo que quiera, que para eso competimos, para bien o para mal, en un mercado libre. Me parece una pérdida de tiempo luchar contra algo inevitable, como es que cada uno establezca las tarifas y condiciones de trabajo que le parezcan oportunas; si hay gente que las acepta, allá ellos, pero no se le pueden poner puertas al campo, y el campo de la traducción es muuuy extenso y heterogéneo. Yo prefiero dedicar mis energías a buscar segmentos de mercado que me permitan ejercer mi profesión tal y como deseo.

    Un saludo,
    Isabel

    ResponderEliminar
  10. «Aurora, hablas de la explotación de los traductores. ¿Te refieres a traductores autónomos? Porque, en tal caso, si están explotados, es sencillamente porque quieren y se dejan. Un traductor autónomo puede elegir libremente con quién trabajar y qué trabajos hacer; si acepta condiciones míseras, es única y exclusivamente cosa suya.»

    El análisis de la situación es mucho más complejo que esto. El cortoplacismo letal de los colegas no se puede negar, de hecho, sobre él escribí bastante y di más de una charla en varias universidades. A modo de resumen, si bien es cierto que los traductores que aceptan ser explotados (como freelancer, aceptando tarifas miserables; como inhouse, aceptando sueldos miserables), también es cierto que muchas agencias se las han arreglado para construir lo que llamo un marco falaz. Para esto, han penetrado en tres lugares clave. Muchas agencias se las han arreglado para ser parte integrante de asociaciones profesionales (!!!), para tener presencia (como referentes) en cuanto congreso de traductores e intérpretes hay en el mundo (!!!), y (mucho peor aún) para tener un lugar de importancia en las universidades (GRAVE Y TRISTE, pero cierto). No es casual que muchos agencieros sean personas con formación más empresarial que lingüística. Me consta que este último punto también preocupa (como corresponde) a las asociaciones españolas. Esta astucia de los agencieros no quita la "culpa" que tienen los colegas cuando aceptan trabajar por tarifas y sueldos bajos, por supuesto. Sin embargo, también hay que tener en cuenta lo dañino de este panorama que te completo. Un alumno jamás cuestionaría al profesor que le explicara quién fue Steiner para la profesión. ¿Cómo se soñaría, entonces, que ese profesor le está explicando una realidad profesional viciada y mentirosa solo porque a él/ella le conviene que ese alumno crea eso? (Te sorprendería conocer más información al respecto: cómo los agencieros/profesores explican que está bien cobrar tal tarifa miserable, por ejemplo). El profesor es el referente del que está aprendiendo. Es muy dañino (e inexplicable, claro) que los agencieros explotadores estén metidos ahí, pero lo están. (Sé que a España también le preocupa el tema).

    «Me parece una pérdida de tiempo luchar contra algo inevitable, como es que cada uno establezca las tarifas y condiciones de trabajo que le parezcan oportunas; si hay gente que las acepta, allá ellos, pero no se le pueden poner puertas al campo, y el campo de la traducción es muuuy extenso y heterogéneo. Yo prefiero dedicar mis energías a buscar segmentos de mercado que me permitan ejercer mi profesión tal y como deseo.»

    Te respeto. Cada cual hace lo que desea con su tiempo. Yo pienso de otra manera. Siempre que puedo (como ahora) vuelvo a repetir incluso lo obvio o lo repetido hasta el cansancio porque siempre un colega más novato puede no saberlo, porque como veterana me siento obligada a hacerlo y, por supuesto, por mi lugar activo en una asociación (como otros muchos colegas, elijo dedicarle este tiempo a la profesión). Les dejo lo que escribí para Asetrad hace un tiempito. http://www.lalinternadeltraductor.org/pdf/lalinterna_n2-3.pdf
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola. Solo tres cosillas:
    - A título informativo, un enlace a la última publicación aparecida en ProZ (ayer) sobre este asunto: http://www.proz.com/translation-news/?p=40366
    - Coincido con Aurora en que sí se deben denunciar las prácticas poco éticas de las agencias, al igual que las de los traductores individuales, Jordi. No son cosas incompatibles. Las malas prácticas son dañinas, las cometa quien las cometa, y criticarlas no es demagógico; es un intento (yo creo que bienintencionado) de mitigar ese daño.
    - A propósito de lo que señala Isabel. Hace poco, alguien me decía que no iba a poder negarme a aceptar encargos de posedición. Aunque me consta que me lo decían con la mejor intención, eso no es cierto. Si hay algo bueno en el hecho de trabajar como autónomo, es que uno tiene la posibilidad de elegir (por ejemplo, el trabajo que hace y para quién lo hace). Quien considere que esa no es la clase de labor que quiere realizar, siempre tiene la opción de rechazarla; eso es innegable. ¿Que se puede manipular a la gente? Eso, por desgracia, también es innegable.

    ResponderEliminar
  12. Helena: No he dicho que sea demagogia criticar las malas prácticas de autónomos o empresas. He dicho que es demagógico demonizar las agencias y centrarse en ellas. Hay agencias malas y buenas, igual que hay autónomos buenos y malos. Las agencias pueden ser nuestros mejores comerciales o pueden ser una plaga. De hecho, volviendo al tema que nos ocupa, también hay agencias (SLV o MLV) que se ven "obligadas" a aceptar encargos de posedición por parte de sus clientes: no todas tienen el volumen suficiente como para crear y mantener máquinas de TA.

    En general, ¿las más grandes suelen tener prácticas poco éticas comparadas con las más pequeñas? Sí, es el resultado casi inevitable de la presión de accionistas y socios por obtener cada vez más beneficios.

    ResponderEliminar
  13. «Está claro que no vamos a cambiar de idea.» Eso parece. Al principio, me pareció que podríamos entendernos, pero con el avance del diálogo, entiendo que tenemos muchas (y muy marcadas) diferencias, pero insisto en que muchos temas que se han tratado no tienen que ver con las preferencias (como yo veo la confidencialidad), sino que tienen que ver con como las cosas "son" (o deberían ser). Me despido con una aclaración con respecto a tu último comentario: no sé cuál es tu fuente de información para comparar la ética de agencias grandes vs. agencias pequeñas, pero te anticipo que no en todo el mundo ocurre lo que decís. Si te limitás a España, imagino que tenés las fuentes como para hacer un comentario así, pero sepamos todos que no todo el mundo funciona así.
    Por si hace falta explicar que nunca intenté demonizar a nadie, reitero que yo misma soy una agencia www.justisspanish.com :) Cuando estamos criticando, voy a decir una obviedad, pero parece que amerita que lo haga, estamos criticando a las agencias (grandes, medianas o pequeñas) que tienen prácticas no éticas. Claro que hay agencias buenas. La mía es una, mal que lo diga yo, pero eso no me ciega para ver ni me tapa la boca para opinar y denunciar ahí donde pueda y haga falta.
    Cordiales saludos a todos los colegas de esta charla.
    Au
    pd: te avisaré si hacemos alguna actividad virtual re confidencialidad de los documentos.

    ResponderEliminar
  14. Me he dado cuenta de que no he explicado claramente cómo se alimenta a la máquina y he aprovechado un comentario en el blog de Miguel Llorens para aclararlo: http://blog.traductor-financiero.com/2011/11/23/la-traduccion-automatica-y-el-movimiento-de-baja-calidad/#comment-268

    No se alimenta un motor por aceptar un encargo de posedición, sino por aceptar un encargo de traducción con memoria a una empresa interesada en la TA. Para saber más, seguid el enlace anterior.

    ResponderEliminar
  15. «No se alimenta un motor por aceptar un encargo de posedición, sino por aceptar un encargo de traducción con memoria a una empresa interesada en la TA.» Entiendo que no es así, Jordi. Cualquier PE (haya o no memoria de por medio) sirve para alimentar la máquina. Leo que José lo está desarrollando más y mejor en el blog de Miguel. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Aurora: Yo entiendo que no es así, pero he pedido a José que me dé más detalles, porque no tengo claro que me esté corrigiendo.

    ResponderEliminar
  17. Ajá. Te lo está explicando en el blog de Miguel. ¡Buen fin de semana, Jordi!

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.