lunes, 6 de febrero de 2012

Molestias (y remedios) de no cobrar por no tocar

No es nada raro encontrarnos un cliente que nos quiere para un proyecto que viene de antiguo. En ese proyecto ha metido mano mucha gente a lo largo del tiempo, pero vamos a ser positivos por un momento y pensar que se lo han currado y la memoria de traducción (MT) de ese proyecto está bien mantenida y cuenta con un estilo y una terminología consistentes.

Este hipotético proyecto es la nueva versión de un software. O del manual del último modelo de una tele. El caso es que el texto ha ido cambiando a lo largo de los años, se han añadido, refinado o eliminado  funciones varias, pero el texto se parece mucho de una revisión a otra. Digamos que te pasan el siguiente recuento y matriz de descuentos, una vez analizado el texto con la MT del proyecto:

Repeticiones: 500     pagadas al 10 % de la tarifa de palabra nueva
Exactas: 10.000     pagadas al 0 % de la tarifa de palabra nueva
Parciales: 6.000     pagadas al 75 % de la tarifa de palabra nueva
Nuevas: 2.000     pagadas al 100 %
Total: 18.500

Es decir, no nos pagan los segmentos que ya están en memoria. Al final, nos quieren pagar por unas 6.550 palabras WWC del total. Como somos muy profesionales, explicamos al cliente que hay que revisar las coincidencias exactas, porque igual no encajan en el nuevo contexto. El cliente nos contesta que gracias, pero que no pueden pagar por esas coincidencias porque a) la cosa está muy mala, b) su cliente no se las paga, c) llevan pagando por revisar esos segmentos unos años y ya están más que perfectos o d) el contexto se revisa en el archivo maquetado (PDF, por ejemplo), no en un archivo bilingüe.

Supongamos que aceptamos, siempre con la condición de que no miraremos los segmentos que no nos pagan y no nos hacemos responsables de ellos en absoluto. En cualquier caso, nos estamos comprometiendo a mirarlos de manera indirecta (que no corregirlos), ya que tendremos que hacer búsquedas de concordancia en la MT para adaptarnos al estilo y terminología del cliente. No olvidemos ese detallito.

Supuesto A: trabajamos en TagEditor 2007 o similar.

Los segmentos en color son los ya traducidos


Abrimos el archivo y nos encontramos con esto. En el ejemplo, son cinco frases. La 1, 3 y 4 ya están traducidas y no nos pagan por revisarlas. La 2 y la 5 son nuestra responsabilidad. ¿Cómo haremos para no abrir siquiera los segmentos no pagados? ¡Translate to Fuzzy! dicen unos. Vale, de acuerdo. Este botón sirve para que Trados "se salte" los segmentos que ya estén en la MT. Traducimos la 2 y la 5. Ahora queremos revisar el archivo, con lo que volvemos al principio. Imaginaos que en lugar de 5 frases son 1.000. ¿Cómo revisamos solo las frases que nos interesan?

Los archivos TagEditor, como tantos otros formatos de archivo bilingüe, distinguen varios estados posibles en sus segmentos. Como vemos en la captura anterior, algunos segmentos están marcados con un "100", que indica que el segmento se ha encontrado tal cual en la MT. Otro estado posible es el de segmento bloqueado. En realidad no se llama así, pero lo utilizaremos para bloquear un segmento de forma que al intentar abrir el segmento 1, nos salte directamente al 2, luego se salte el 3 y el 4 (ni llega a abrirlos, con lo que no tarda, a diferencia del "Translate to Fuzzy") y nos abra el 5. Así no perdemos tiempo ni neuronas en revisar algo que no nos están pagando.



Cambio del estado de los segmentos

Advertencia 1: esto solo puede hacerse antes de empezar, no después.
Advertencia 2: haced una copia de seguridad del archivo original TTX, por si rompéis algo.

Nos aseguramos de tener cerrado el TTX en TagEditor. Abrimos el TTX con un editor de textos decente, como el Notepad++ (prohibido usar el Bloc de notas de Windows). Abrimos el cuadro de buscar y reemplazar del programa, escribimos en Buscar «<Tu MatchPercent="100">» (sin las comillas españolas) y en Reemplazar con «<Tu Origin="xtranslate" MatchPercent="100">» (sin las comillas españolas). Vigilad las mayúsculas y minúsculas. Y reemplazamos en todo el documento. Guardamos y cerramos el Notepad++.


Segmentos bloqueados (antiguos)

Al abrir el TTX de nuevo en TagEditor, nos encontramos que los segmentos del cliente están bloqueados y el "100" ha cambiado por un "XU". Así podemos centrarnos en traducir (nada de Translate to Fuzzy) lo nuestro y revisarlo después. Lo demás, para nosotros no existe.

Dejando las cosas como estaban

Una vez todo revisado, llega la hora de la entrega. Ahora debemos dejar las cosas como estaban, no sea que el cliente se mosquee porque hacemos cosas raras. Cerramos el TTX de TagEditor, hacemos una copia de seguridad y lo abrimos en Notepad++. Hacemos el proceso inverso, es decir, escribimos en Buscar «<Tu Origin="xtranslate" MatchPercent="100">» (sin las comillas españolas) y en Reemplazar con «<Tu MatchPercent="100">» (sin las comillas españolas). Guardamos y cerramos.

Comprobando que está todo como debe estar

Ahora volvemos a abrir el TTX en TagEditor y comprobamos que están las marcas de segmento en rosita y con los "100", como debe ser. El cliente no paga, nosotros no revisamos y no nos molesta. Bueno, molesta porque tenemos que buscar mucho en la MT, para adecuarnos al estilo y terminología, pero eso no hay truco que nos lo quite nadie.

Exportar solo lo nuevo (o solo lo totalmente nuevo)

En realidad, este no es el flujo de trabajado recomendable. Si no quieren pagar las coincidencias exactas, lo suyo es que utilicen el método que Trados incluye para traducir solo lo nuevo e integrarlo todo al final. Para eso está la pobre opción olvidada "Export Unknown Segments…" del cuadro de diálogo Analizar de Workbench. Se exporta todo lo que esté por debajo del 100 % de coincidencia, lo traduce el proveedor, se importa en la MT y se aplica la opción Traducir de Workbench. Archivo listo para exportar a su formato de origen y ahí ya se hace el control de calidad final.

Supuesto B: trabajamos en Trados 2009

Los segmentos en gris están bloqueados (y no se pagan)


En este caso, nos encontramos con que los segmentos 2 y 5 nos los pagan y debemos traducirlos. Los segmentos 1, 3 y 4 ya están traducidos y bloqueados y no nos los pagan. Durante la traducción, no tenemos problema alguno. Simplemente confirmamos un segmento y nos lleva al siguiente traducible. Es decir, al siguiente que no tiene la marca de verificación verde con el lápiz que se puede ver en la captura anterior. El problema llega cuando queremos revisar solo lo que hemos hecho nosotros. Ahora todos los segmentos, los que son de nuestra responsabilidad y los que no lo son, están con la misma marca de verificación. Esto es un problema.

Trados 2009 es un entorno bastante más agradable de trabajo que 2007 o inferior. Para empezar, no sufrimos la sopa de etiquetas externas a los segmentos: es un entorno más pensado para el traductor que para el ingeniero.

Opciones de filtrado de segmentos


Pero, lo que es más importante, en Studio 2009 podemos filtrar segmentos por tipo, por contenido en origen o destino y además podemos utilizar expresiones regulares para encontrar patrones de texto. Lo malo, como se puede ver en la captura anterior, es que no permite mostrar solo los segmentos no bloqueados, es decir, no pagados.

Vamos a hacer un truco parecido al de Trados 2007. Cambiaremos el estado de los segmentos bloqueados de forma que podamos saltárnoslos. Los segmentos en el estándar XLIFF (y SDLXLIFF y es una variación propietaria de este) pueden tener varios estados distintos. Como hemos visto hace un par de capturas, pueden tener estado "Translated" (el lápiz y la marca verde), pero, entre otros, también pueden tener estado "ApprovedSignedOff" (sale un sello de "comprobado y autorizado").

Cambio del estado de los segmentos

Advertencia: haced una copia de seguridad del archivo original SDLXLIFF, por si rompéis algo.

Nos aseguramos de tener cerrado el SDLXLIFF en Studio. Abrimos el SDLXIFF con un editor de textos decente, como el Notepad++ (prohibido usar el Bloc de notas de Windows). Abrimos el cuadro de buscar y reemplazar del programa, escribimos en Buscar «locked="true" conf="Translated"» (sin las comillas españolas) y en Reemplazar con «locked="true" conf="ApprovedSignedOff"» (sin las comillas españolas). Vigilad las mayúsculas y minúsculas. Y reemplazamos en todo el documento. Guardamos y cerramos el Notepad++.

Los segmentos bloqueados también están aprobados

Volvemos a abrir el SDLXLIFF en Studio y los segmentos bloqueados (que no nos pagan) tienen un estado distinto al de los segmentos desbloqueados (y que sí nos pagan).

Ir a > segmento traducido

Con Ctrl+G abrimos el cuadro de diálogo "Go To", escogemos "Translated" y aceptamos. Nos llevará al siguiente segmento de nuestra responsabilidad. Con Ctrl+Mayús+G pasamos al siguiente segmento de nuestra responsabilidad. Es decir, repite el comando anterior sin necesidad de abrir el cuadro de diálogo de nuevo. Y así, hasta que lleguemos al final del documento y guardamos.

Dejamos las cosas como estaban

Una vez todo revisado, llega la hora de la entrega. Ahora debemos dejar las cosas como estaban, no sea que el cliente se mosquee porque hacemos cosas raras. Cerramos el SDLXLIFF de Studio, hacemos una copia de seguridad y lo abrimos en Notepad++. Hacemos el proceso inverso, es decir, escribimos en Buscar «locked="true" conf="ApprovedSignedOff"» (sin las comillas españolas) y en Reemplazar con «locked="true" conf="Translated"» (sin las comillas). Guardamos y cerramos.

Ahora volvemos a abrir el SDLXLIFF en Studio y comprobamos que lo gris está en su estado original. El cliente no paga, nosotros no revisamos y no nos molesta. Bueno, molesta porque tenemos que buscar mucho en la MT, para adecuarnos al estilo y terminología, pero eso no hay truco que nos lo quite nadie.

Supuesto C: trabajamos en Studio 2011

Jauja y alegría. El nuevo Trados tiene un filtro de segmentos decente. Entre otros, se puede filtrar por "bloqueado/no bloqueado" y por "traducido/aprobado". En el blog de SDL muestran todas las posibilidades de filtrado.

Supuesto D: trabajamos en MemoQ 5 (y creo que el 4)

Doble jauja y alegría. MemoQ permite escoger múltiples opciones de filtrado. Por ejemplo: no bloqueado y traducido. En su ayuda en línea muestran todas las posibilidades de filtrado.

10 comentarios:

  1. Una entrada muy ilustrativa, la verdad. No se me había ocurrido este truquillo y creo que me va a servir en algunas ocasiones, aunque dependiendo del cliente, no me importa echarle un vistazo por encima a los 100% para informarles de que habría que revisarlos (cosa que han aceptado varias veces).

    ¡Gracias!

    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Genial, mi comentario se fue al logearme con google (y éste de paso me vende "blogger"). Con menos palabras: enhorabuena, hacking del bueno, aunque ya disfrutemos del MemoQ5 : ) Cuidat, Erik J

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy útil tu entrada. Se me ha planteado varias veces este problema y no he tenido más remedio que ir despacio fijándome bien en no dejarme ningún segmento sin revisar. Espero ser habilidosa y no "romper" nada cuando aplique este truco en alguna de mis próximas traducciones.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. En TTX sería MatchPercent="100" en vez de MatchPerfect="100"

    ResponderEliminar
  5. Pablo: Yo también le echo un vistazo para alertar de fallos graves, pero aprovecho las búsquedas para darme cuenta de estas cosas, paso de que me moleste lo que no me aprovecha.

    Erik: Hago hacking del tipo chapuza útil, sí.

    Aitzi: Siempre que guardes copias de seguridad y vayas con cuidado, no tiene por qué haber ningún problema. Y rompiendo aprende uno, lo importante es no romper demasiado.

    Thomas: ¡Muchas gracias por el aviso! Corregido. No sabía que hablaras español.

    ResponderEliminar
  6. Excelente y práctica entrada. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Todo muy bien... PERO.
    Si las repeticiones no se van a pagar ¿para qué las mandan? En realidad, creo que habría que empezar por ahí. Y cualquier problema ulterior, que lo arregle el siguiente peón en la cadena.
    El asunto es que sí, las mandan. ¿Por qué? Porque saben que para traducir el resto son necesarias. O sea, bien saben que el traductor las va a leer. Y si las lee, para hacer bien su trabajo, tendrían que pagarlas.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo: No he hablado de repeticiones en este artículo, sino de coincidencias exactas con la memoria. Si me pagan por algo, lo haré. Si no me quieren pagar por algo, ya me las ingeniaré para que ese algo no me moleste… o rechazaré el encargo.

    ResponderEliminar
  9. A los que empezamos en el mundo multimedia, estas entradas nos vienen de perlas.

    ¡Muchas gracias por la info!

    ResponderEliminar
  10. ¡Te agradezco mucho esta entrada! Me es muy útil porque este es precisamente el problema que tengo para la traducción que me toca hacer hoy...Voy a ver si no la lío demasiado...¡Gracias!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.