sábado, 30 de octubre de 2010

Fansubs, piratería y voluntariado

Ana de Analizando la traducción ha publicado un artículo sobre la legalidad de los fansubs y la traducción como forma de ganarse la vida o como forma de transmitir cultura. Tengo que añadir unos cuantos blogs que he descubierto recientemente a mi blogroll y éste será uno de ellos. Siempre es agradable encontrar traductores frikis como yo.

Como actual traductor, antiguo fansubber de miniseries de Terry Pratchett y consumidor de fansubs y scanlations, el tema me toca de cerca.

Antes de empezar, aclaro dos conceptos. Fansub es la traducción, subtitulación y distribución de subtítulos por fans y para fans sin ánimo de lucro. Puede incluir la digitalización y distribución del material audiovisual o sólo el texto de los subtítulos. Scanlation es el escaneo, traducción, maquetación y distribución de cómics por fans y para fans sin ánimo de lucro.

La traducción ES una modificación del original, eso que quede claro. Las obras con licencia Creative Commons tienen una etiqueta opcional llamada "nd" ("No Derivatives"), la cual prohíbe tanto la reutilización de personajes y tramas como las remezclas y las traducciones. En contraposición a la by-nc-nd, que no permite obras derivadas, Creative Commons define la licencia by-nc-sa, que sí las permite, tal que así: "Others can download and redistribute your work just like the by-nc-nd license, but they can also translate, make remixes, and produce new stories based on your work." Pero éste es un punto menor, ya que las obras de las que hablamos tienen copyright, no copyleft.

La libre distribución por Internet de material con derechos de autor (=piratería sin ánimo de lucro) es una espada de dosble filo. Por una parte, permite acercar al gran público una obra previamente desconocida. Esto crea interés y hace que una editorial o distribuidora se anime a sacar el producto en el territorio. Por la otra, cuando ya se distribuye comercialmente esa obra, ésta tiene que competir con la piratería sin ánimo de lucro en desigualdad de condiciones. Una es gratis y va al día, mientras que la otra se paga (y se paga bien) y va atrasada. Esto pasa con series americanas, con anime de TV, con pelis, con cómics e incluso con novelas. Dadas las limitaciones del formato, estos dos últimos no le arañan demasiado mercado a la distribución oficial (todavía), pero en los casos anteriores todo son ventajas sobre la distribución comercial.

N. del T.: Juego de palabras intraducible
Ciertos grupos de fansubbers cortan su trabajo en una serie (o grupos de scanlators paran de trabajar en un cómic) cuyos derechos ha adquirido una distribuidora comercial. Por lo que decía antes de competir en desigualdad de condiciones, vamos. Esta actitud les honra, pero son los menos y de poco sirve. La mayoría de grupos siguen con su trabajo alegremente. Los fans se quejan de los grupos que han abandonado una serie a favor de la distribución comercial y el resultado es que otros grupos retoman el trabajo desde donde se quedó ese grupo. Es normal, imagínate que estás en el volumen 30 de un manga, cuya traducción se paraliza porque una distribuidora ha adquirido sus derechos, y te toca esperar... (30 volúmenes / 12 meses) un mínimo de 6 años para continuar con la historia. Es la grandeza de Internet, la aparente anarquía que se auto organiza.

Las cadenas de televisión, y sobre todo Cuatro, se han adaptado a esta carrera en desigualdad de condiciones. Si hoy echan un capítulo de House M.D. en EEUU y mañana te lo puedes descargar subtitulado al español, ¿para qué vas a esperar meses a que llegue a tu país? Hoy en día no se habla de meses. Se habla de semanas para la versión doblada y de días para la versión subtitulada oficialmente. Con la final de Lost la subtitulación comercial llegó al nivel de los fansubs, aunque la emisión no estuviera libre de errores. En muchos casos, preferimos ver la VO, o la VOSE, al día siguiente en lugar de esperar a que llegue a la tele. El resultado es que la ficción extranjera cada día tiene menos cabida en la tele española. En su lugar, triunfan los programas de producción propia, a ser posible chorras. Ahí están los Sálvame y demás bazofia; ahí están los datos de audiencia de Cuatro y la Sexta, que apuestan por la ficción extranjera, comparados con los datos de Telecinco y Antena 3, que apuestan por los cotilleos nacionales. De todo esto somos parcialmente responsables, dejando de lado por un momento la pasión nacional por los cotilleos de portería y el marujismo generalizado.

Tengo una camiseta  muy chula tal que así
Que conste que no estoy intentando dar lecciones morales a nadie. Tal y como está concebida la propiedad intelectual, estoy totalmente a favor de la piratería. No quiero comprar DVDs, ni ver la tele, ni comprar cómics o libros. Quiero comprar versiones digitales (los productos físicos que ocupan sitio) de estos productos a un precio justo y con unas condiciones favorables al consumidor. Alternativamente, puedo aceptar el alquiler (compra con DRM o subscripción) si el precio es ridículamente bajo. Mientras me sigan tomando el pelo, conmigo que no cuenten.

Por otra parte está el tema de la remuneración económica de los que participan en el proceso de libre distribución del producto, específicamente del traductor. Yo trabajé unos meses de profesor de español para Cruz Roja, con resultados desastrosos, todo sea dicho. He participado en proyectos colaborativos de traducción de software libre o, al menos, gratuito. He traducido y subtitulado tres miniseries de Terry Pratchett. A menudo traduzco artículos para el Ankh-Morpork Times / El Puercoespín. He maquetado ebooks en formato PDF chungo a formato ePUB (un estándar de ebooks) y los he distribuido para que otros se eviten el curro. Todo esto, sin cobrar un duro y a menudo sin que nadie me lo pidiera. ¿Por qué? Para devolver a la gran comunidad que es Internet una parte infinitesimal de lo que me ha dado. En todos los casos, he trabajado en y distruido material que no estaba disponible en digital de forma comercial. Y sigue sin estarlo.

Lo mismo se aplica con el voluntariado de traducción para Traductores sin fronteras y la Fundación Rosetta: al igual que médicos, ingenieros, bomberos, etc regalan su trabajo a ONGs, los traductores podemos elegir regalar horas de nuestro tiempo.

13 comentarios:

  1. Buena entrada, Jordi.

    A pesar de todo, no me parece justo que comparemos los fansubs con ONG: se distribuyen productos con derechos de autor ilegalmente.

    Pero, como tu bien has apuntado, esto es un signo de que algo está cambiando: los consumidores queremos las cosas YA, y no pagar las burradas que normalmente se piden.

    Para competir contra la piratería, lo que propones me parece excelente: formato digital, a precio asequible y vas que te matas.

    ¿Quién utilizaría Megavideo si pudiera ver lo mismo, con mejor calidad, por un euro, por ejemplo? ¿Quién vería fansubs si pudiera acceder a las series desde su hogar, con una buena traducción, a buen precio?

    Siempre habría personas que optarían por la versión mala y gratis, pero no creo que fueran la mayoría. Pienso que la gente entiende que los creadores tienen derecho a cobrar por sus obras.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jordi, por la aclaración. Yo creo que sí habría gente que dejaría de bajarse las cosas gratis si hubiese precios como el que dices, de un euro, o dos (uno para la distribuidora, otro para el traductor XD).
    Aquí en Londres tenemos un servicio de alquiler de pelis que va de coña. Pagas 10 libras al mes, te envían las pelis a casa, las ves, las devuelves y te envían otras. Creo que solo puedes tener dos a la vez en casa (aunque nosotros llegamos a tener tres) y creo que también hay un máximo de cuántas al mes puedes ver (tengo un amigo que las recibía, las copiaba y las devolvía, y creo que llegaba a "ver" como veinte al mes, contando que le llegaban dos cada vez). El envío es gratis (incluido en esas 10 libras). Y tiene tanto éxito que había otra casa, Amazon, que también lo hacía, y tuvo que cerrar porque la primera (Lovefilm) daba mejores condiciones. Además, compró la distribuidora de Amazon que lo hacía XD

    Podrían también hacer cosas así: 10 euros al mes y puedes ver 12 capítulos. Os aseguro que ganarían una pasta...

    ResponderEliminar
  3. Vaya, veo que el tema despierta interés. ¡Cuántos comentarios en tan poco tiempo!

    Curri: No conocía ese servicio específico, pero sí he leído mucho sobre Netflix, que hace algo parecido en EEUU. Personalmente no quiero soporte físico (mi PC principal es un netbook sin DVD), pero sí streaming. Pelis en streaming (o descarga válida 24h) en muchos dispositivos: PCs, teles, consolas, móviles... Por eso sí pago una subscripción.

    Ana: Lo de ilegal no está tan claro. Según el país puede ser alegal (la ley no se pronuncia o la justicia no actúa) o legal siempre que no haya ánimo de lucro. En España tengo entendido que, "gracias" a la ley de economía sostenible de la Sinde, es ilegal pero no se persigue al consumidor. Pero dales tiempo, que aquí a los políticos les gusta mucho compararse con Europa (ley HADOPI de Sarko) cuando les conviene.

    Eso que apuntas es muy cierto: al elegir entre lo gratis y malo y lo de pago y bueno, siempre habrá gente que no quiera gastarse un duro (bueno, ahora un céntimo ::P), por muy bajo que sea el precio. Por ejemplo, si Facebook o Spotify pasara a cobrar un mísero euro al año, más de uno y más de dos saldría por patas.

    ResponderEliminar
  4. ¡Jordi! ¡Hágase un Twitter que toda esta gente viene de ahí! :€ (mind flayer)

    ResponderEliminar
  5. Squallido: no te diré que no me tienta la idea, pero creo que el Twitter tiene que ser una trampa mayor que la del Farmville. No es que yo juegue a ESO, pero tengo varias amigas que son totalmente adictas.

    En septiembre del año pasado empecé en Facebook, luego Manu me lió con el Anobii, ahora me he pasado al Goodreads y ya me está todo el mundo liando para que me pase al Twitter. ¿Pero es que no se puede ser un antisocial en los intertubes estos?

    ResponderEliminar
  6. Jordi, créeme que el Twitter mola :) Yo lo uso sobre todo para cosas profesionales, tampoco tienes que contar tu vida ;)

    ResponderEliminar
  7. * Manu acaricia su gato blanco mientras murmura: "Excelente". *

    No se me había ocurrido la idea del streaming baratito. Si, además, la empresa contratase traductores para ofrecer los subtítulos a las tres horas (por dejar algo de margen) de su emisión original, sería un bombazo. Más que nada porque los fansubs normales (hablo de las traducciones hechas en 10 minutos en subtitulos.es, por ejemplo) tienden a ser como mínimo cutrecillos.

    ¿Alguien tiene pasta para la startup o qué? Porque yo firmo. Total, ya traduzco/reviso subs de vez en cuando por amor al arte...

    ResponderEliminar
  8. Manu, yo si quieres pongo parte de la pasta xD El mayor problema que veo es que las cadenas te permitan hacer eso... La idea me parece buena, desde luego. El problema es que no tengo suficiente pasta para adquirir derechos de series importantes xD

    ResponderEliminar
  9. @Pablo y @Manu: Suponiendo que quisierais hacer algo así, que a veces me dais miedo, lo suyo sería montar primero el sistema, dejar que los usuarios suban el material pirata (en modo "beta cerrada con invitación" para aumentar el hype) y ofrecerle el sistema a los productores de cine / TV. Algunos os denunciarán y con otros llegaréis a un acuerdo. Poco a poco, mientras llega el juicio, os habéis hecho imprescindibles y podéis pasar de "beta cerrada" a dos modelos: el premium (subscripción mensual) y el freemium (publicidad contextual). Si todavía queda alguien que se niega en rotundo a llegar a un acuerdo y sigue adelante con el juicio, borráis todos los vídeos de su propiedad y usáis la pasta de los otros acuerdos en abogados.

    El modelo de negocio anterior es una mezcla entre YouTube y Spotify. Pero vamos, que yo en un fregao así no me metería.

    ResponderEliminar
  10. @Jordi Venga, venga...entre @Pablo y los demás se curran un montón de enlaces interesantes en Twitter. No me lo compares con el Farmville, por Tutatis.

    Por cierto, yo me apunto a la empresa pero como mano de obra baratita, que no soy yo muy de fregaos

    ResponderEliminar
  11. Jordi, al Twitter ¡ya!

    ResponderEliminar
  12. Súmame al club de fansubbers Jordi xD. Actualmente estoy traduciendo con AU la segunda temporada de Ookiku furikabutte (en colaboración con IS, me queda un capítulo y la liquido), minami-ke okaeri (que me faltan un par de capis por traducir) y Black Lagoon: Roberta's Blood Trail (que hasta enero no sale la tercera ova ¬¬); y además corrijo Kaminomi (también conocida por "The World God only Knows). No cobro un duro, pero... ¿y lo que disfruto yo traduciendo estas series? Y además, con calidad y un equipo de trabajo cojonudo con los que me lo paso en grande vía IRC.

    Ah, y me sumo a lo del pirateo, no puedo estar más de acuerdo :D.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.