Hasta luego y gracias por el pescado

Un autónomo que solo necesite un PC con conexión a Internet para su trabajo y que no tenga compromisos familiares (pareja, churumbeles) tiene muchas posibilidades para cambiar su vida a mejor.

En las tarjetas de visita de autónomos pocos ponen su dirección. Bueno, en muchos casos la dirección de la oficina de uno es su propia casa y eso no se comparte tan alegremente. Pero es que además llevamos la casa a cuestas: podemos hacer tantas mudanzas como queramos y masocas seamos. No estamos atados a una empresa a la que acudir de lunes a viernes.

No creo que seamos muchos los que decidimos liarnos la manta a la cabeza e irnos a la otra punta de España (o a otro país) para trabajar desde casa. Están los que viven en casa de sus padres, los que siguen el trabajo asalariado de su pareja, los que se mudan a una ciudad cercana a su pueblo... Yo he decidido dejar la casa paterna de Benidorm (Alicante), para irme a Gijón (Asturias), donde llevo ya unas semanas viviendo. Estoy muy loco, sí, me lo dicen los asturianus que se enteran de mi decisión de abandonar el sol para irme a la lluvia.

¿Por qué tan lejos?

El tercera rueda lúser dice AWESOME!
Mis amigos del pueblo, a los que conozco más de media vida, tienen su vida más o menos encaminada. Tienen parejas estables y buen futuro laboral. Cuando salimos a cenar, vamos mis dos amigos, sus parejas y yo. Soy una "tercera rueda" (quinta, en mi caso), como dicen los yanquis, o un aguantavelas como se dice en España. Hay que ser ciego para no ver que esta situación es insostenible. Es normal, nos acercamos a los treinta años y uno cada vez tiene menos tiempo para los amigotes y debe centrarse en la vida familiar, aunque los hombres intentemos huir de estos compromisos. Además, para alguien que ha vivido lejos de sus padres durante nueve años, supone un trauma pasarse casi un año en casa, mantenido.

En resumen, necesito una terapia de choque, algo que me obligue a espabilarme. Aprender a nadar o hundirme. Un cambio radical, una tabula rasa, reinventarme a mí mismo. Necesito nuevos aires, los aires del norte.
Aquí los WarCry con su melena al viento del norte (asturiano)
Escoger una ciudad
No tiene sentido que alguien que va a trabajar desde casa y no depende del contacto físico para tratar con sus clientes escoja una gran ciudad para asentarse. El coste de vida es demasiado alto. Hay que ser algo ciego para establecerse de autónomo en Suiza, sin ser suizo. Lo mismo va por Madrid, Cataluña o el País Vasco. Descartadas.

En un documental oí hace un par de años que las comunidades españolas con las casas más baratas eran Asturias y Extremadura. Por ahí empecé. Abrí un mapa digital y empecé a añadir ciudades pequeñas o medianas a la lista. Gijón, Avilés, Oviedo, Cáceres, Mérida, Badajoz, León, Salamanca, Valladolid, Santander. Ahora mismo no recuerdo por qué no incluí Vigo o Santiago.

Primero vi el transporte: las conexiones con mi familia y con destinos importantes. Un aeropuerto "no fantasma" con aerolíneas de bajo coste. Buena línea de tren de larga distancia, con cercanías si es posible. Frecuencia, tiempo total y coste, transbordos incluidos, sea de tren o de avión (o de bus para los paticortos). Hay que mirar la letra pequeña, porque luego te encuentras sorpresas como que el aeropuerto de Asturias ha eliminado más de la mitad de vuelos internacionales para la temporada 2011, casi nada: Bruselas, Praga, Lisboa... El tren suele ser más estable que el avión en su oferta. En Aena hay información sobre las rutas y aerolíneas que operan en los distintos aeropuertos, luego es cuestión de buscar vuelos concretos.

Luego miré la oferta de pisos que se ajustaran a lo que yo buscaba. El número total que entraran en un rango de precio, de tamaño (un soltero no quiere tres habitaciones), de situación, etc. Hay varias herramientas útiles para filtrar resultados rápidamente: Fotocasa, Pisos, Enalquiler...

A continuación consulté, vía la Wikipedia y webs de ayuntamientos, la población y especialmente el porcentaje de población joven. El poco turismo que consigue Benidorm en los dos últimos años consiste en abuelos del IMSERSO, jubilados europeos y guiris de desfase de fin de semana. Por lo demás, el pueblo está muy desierto y da penita, aunque supongo que a partir de semana santa se irá recuperando. Si hay población joven, hay oferta cultural. Busqué el número de teatros y salas de cine (carteleras de diarios, servicios de compra de entradas), si había cines de barrio (para las pelis clásicas y minoritarias) o filmoteca, si había oferta de cine en versión original... También es muy relevante la oferta de cursos, talleres y los polideportivos públicos (piscina, clases de mantenimiento físico), algo vital cuando no conoces a nadie en una nueva ciudad.

Más adelante comprobé la temperatura media a lo largo del año, la mínima en los meses de invierno y la máxima en los meses de verano vía Protiempo. Y para acabar, el último dato: las cervecerías de calidad. Cervezas raras de importación, cerveza artesanal... ¡La cerveza es vida y cultura! Para esto hay que tirar de blogs cerveceros, como Lúpuloadicto.

Recopilación de datos por ciudades
Vale, ahora mezclo todos los datos, agito bien y ¿qué tengo? Un lío impresionante. A veces los datos numéricos hacen fácil descartar una ciudad por un motivo importante, pero a menudo varias están empatadas o no hay un dato numérico claro. Entonces puede usarse el clásico método de los dados, la diana o el pito-pito-gorgorito. Descarté unas cuantas ciudades con métodos (pseudo)científicos, pero no podía decidirme entre Salamanca y Gijón. Pides consejo a amigos que han vivido ahí, que viven allí, pero no es fácil.

Ahora que llevo unas semanas viviendo en Gijón me doy cuenta de que quizá Gijón no es Asturias por lo que se refiere al coste de vida. Sigue siendo moderadamente barata, pero Gijón es una ciudad de tamaño medio, con lo que los precios no pueden estar muy bajos. De todas formas, estoy contento con mi decisión.

Ahora el manual del buen bloguero me indica que tengo que pedir la intervención del lector. No, en serio, de verdad que me interesa. ¿Soy el único loco que da tantas vueltas para decidir una ciudad en la que establecerse? ¿Hay algún foro por ahí con gente de culo inquieto que quiere cambiar de ciudad e intercambia información y consejos? Algo rollo Spaniards, pero sin salir del país.

Comentarios

  1. ¡No estás solo, amigo! x'D

    Cuando me vine a estudiar a Barcelona a mis tiernos 17 me daba tanto miedo todo que cogí la salida fácil: residencia en Arc de Triomf a 20 minutos de la universidad, sablazo al mes, cocina compartida y vistas a los farmers chinos del WoW (en serio x'D). Por no mirar un poquito y lanzarme a hacer tablas de Excel pasé un año malísimo a un precio no precisamente asequible, no porque la residencia fuera una mierda (estaba bien, aunque teníamos los puertos capados), sino porque era demasiado "chupiguay" para mí.

    Nunca me he dedicado a mirar grados, humedad relativa y estas cosas, hasta ahí no he llegado x'D Pero cuando tuve que decidir a dónde me mudaba con mi novio miré de todo: quién gobernaba en cada sitio (y cómo), número de parques, de centros culturales, de líneas de autobús y de tren, de habitantes, tipo de comercio... Todo lo que te puedas imaginar. Así descarté Sabadell y me quedé con Terrassa. Pero loca, ¿por qué? ¡Si Sabadell está entre 20 y 45 minutos (según donde vivas) en tren de la UAB y Terrassa a 1 hora 15 minutos de tu actual casa! Pues porque en Terrassa la oferta cultural es brutal, el alquiler era entre 100 y 300 euros más barato (encima obra nueva), el transporte interno es cojonudo y la ciudad está MUY bien gestionada, los impuestos van a algún sitio (hay presupuestos participativos). En fin, muchas cosas importantes y que todo el mundo debería mirar, aunque no vaya a trabajar desde casa.

    Gijón es una ciudad preciosa y Asturias es un lugar estupendo para vivir tranquilo, yo no creo que estés loco ;D

    ResponderEliminar
  2. Como te entiendo. Cuando era autónoma siempre le daba vueltas a eso de irme a otra ciudad, aunque nunca me lo proponía en serio. Hace cuatro años que me independicé por completo, pero siempre he vivido cerca de mi familia y mis amigos de toda la vida. Eso sí, después de haber vivido en un piso para mí sola durante dos años, preferí mudarme a un piso compartido. Si trabajas en casa y encima vives solo, terminas hablando con las paredes. Si hubiese tomado la decisión de irme a otra ciudad, habría preferido un piso compartido sin dudarlo.

    Ahora que trabajo en plantilla, he tenido que venirme a otro país y también he preferido vivir en un piso compartido. Es un sitio nuevo y apenas conozco a nadie, así que es la mejor manera de escuchar algo de ruido en casa. :)

    No sé si habrá algún foro de "culos inquietos" :), supongo que en portales inmobiliarios puedes obtener bastante información sobre lo que conlleva vivir en una nueva ciudad.

    Creo que la tendencia habitual es precisamente la que comentas: la gente tiende a quedarse en un sitio por motivos más bien personales o laborales, pero pocos tienen la libertad de poder elegir dónde vivir.

    ¿Por qué no vivir en diferentes partes del mundo durante toda la vida? Parece que la sociedad rechaza a los nómadas modernos y nos obliga a quedarnos en un sitio para siempre para cumplir con la madre naturaleza. :) Y en España más todavía, que parece que el sueño de todo hijo de vecino es tener una hipoteca.

    Me ha hecho gracia el comentario de que eres el "aguantavelas". xD Supongo que si sentías que esa situación era insostenible será porque te va llegando la hora a ti también. :)

    Espero que la nueva aventura gijonesa te salga estupendamente. Aunque viendo lo que tardas en tren hasta el nido materno, Canarias (en según qué isla/ciudad pisos por debajo de 450€) no habría sido mala opción. Con el descuento de residente los viajes te salen bastante bien de precio. Aunque creo que prefieres una tierra gélida y fría antes que el calor tropical. :P

    ResponderEliminar
  3. Hombre, alegra encontrar a otra persona que prefiera el clima norteño al "maravilloso" clima de la costa mediterránea (a mí los navarros me dicen lo mismo, que cómo se me ha ocurrido venirme a "Mordor"). Yo me fui de Barcelona a los casi 40 tacos para vivir en una ciudad más pequeña, más tranquila, más limpia, más humana, con más montes, menos turistas (excepto durante esa locura de una semana que son los sanfermines) y modelnos y un clima más seco. Opté por Pamplona por arraigo familiar y cultural, pero Gijón podría haber sido otra opción estupenda. Siempre me ha encantado esa ciudad. Igual cuando eche de menos tener cerca el mar... :-)

    ResponderEliminar
  4. Bueno Jordi, yo no te podré ayudar demasiado, porque me vine aquí en parte por necesidad, en parte por deseo.
    No sé si te has leído el "¿Quién es Curri?" de mi blog, pero te lo resumo :) Cuando acabé la uni me di cuenta que no tenía ni puta idea de inglés (hablando en plata, aunque hablaba muy buen inglés y traducía bastante bien... pero me tiraba demasiado rato para una frase, y sabía que eso no era bueno para mi carrera). Además, algunos asuntos personales hicieron que me agobiase en Mallorca. Después de 4 años haciendo lo que me salía del ombligo, me sentía demasiado atada en cada de mi madre, las "amigas de toda la vida" habían rehecho su vida en 4 años (menuda rapidez, ¿verdad?) y no me sentía cómoda, no sentía la amistad que había tenido con los nuevos que conocí en Cataluña. Tampoco conseguía encontrar trabajo y para trabajar en el Mercadona, preferí trabajar en un supermercado en un lugar en el que se hablase inglés :)

    Llevaba muchos años diciendo que quería vivir, en algún momento de mi vida, en Barcelona, Londres o Nueva York (Tokio también estaba en la lista, pero como no hablaba japonés, lo descarté en seguidita). Intenté encontrar algo en Nueva York, pero las agencias con las que contactaba me lo ponían negro. Estábamos en agosto y me decían que tardarían, por lo menos, tres meses en conseguir "algo", y aún así, no aseguraban que consiguiese trabajo y había muchísimo papeleo de por medio. La opción Barcelona tuve que descartarla a la fuerza porque tampoco encontraba trabajo, y mis padres sí que no me financiarían el alquiler/comida del primer mes para irme a Barcelona sin siquiera tener trabajo. Así que, opté por Londres. Una agencia me consiguió un contacto en la ciudad para conseguir trabajos en hostelería y para allá que me fui con una mano delante y otra detrás.

    Para mí es muy importante estar a gusto en una ciudad, y si Gijón, por poner un ejemplo, no me atrae (para empezar, por el tiempo), me da igual que me ofrezca todas esas cosas. Para eso me voy a un pueblo perdido cerca de Madrid o Barcelona, donde el alquiler será igual de barato y tendré todísimo lo que las ciudades grandes me dan. Que conste que nunca he estado en Gijón, ¿eh? Lo ponía como un ejemplo.

    Sobre lo de salir con tus amigos y encontrarte siendo "el velas", si te digo la verdad creo que es más problema porque tú lo consideras un problema, que no porque realmente lo sea. En España existe una costumbre muy fea de salir SIEMPRE en parejas y con la pareja. Sin embargo aquí yo tengo amigos solteros que salen conmigo y con mi novio y no tiene ningún problema ni se siente candelabro ni nada, precisamente porque muchos otros días saldrá él solito con mi novio y yo me quedaré en casa (o quedaré con otras amigas). Pero te entiendo, no es una situación agradable y por mucho que intentes convencer a tus amigos de toda la vida para que salgan un día de juerga contigo, la cultura española no "permite" eso :) Esa es una de las cosas buenas que he aprendido de los ingleses, y aunque me cuesta mucho a veces largarme por ahí y dejarme al novio en casa solito (que, para él, es divino porque así puede "enviciarse" a la consola), me fuerzo porque sé que es bueno para la relación. También he sido muchas veces "la soltera" (7 años non-stop), pero nunca me ha importado salir con parejas, porque para mí no salgo con parejas sino con amigos.

    Anyway, eso no importa ahora, puesto que la decisión ya está echada y, bueno, cada uno es como es :)

    ResponderEliminar
  5. Sigo, que no me dejaba publicar tanto :)

    No creo que hayas hecho una locura, aunque sí creo que has mirado demasiado :) Podrías ofrecer tu estudio al ayuntamiento de Gijón para que promocionen la ciudad, ¿no? ;) Yo estoy con Eli, me habría ido corriendito pa Canarias, que eso de tener todo el año la temperatura que aquí tenemos en verano es ideal para mí :) Sin embargo, tengo una preguntita... ¿Por qué no miraste en el extranjero? Tampoco te digo venirte a Londres, ya que es carillo y bueno, no sé el presupuesto que tienes, pero para un piso para ti solo no te daría, aunque también es divertido compartir casa, sobre todo si no conoces a nadie en la ciudad. Pero hay ciudades más asequibles en el Reino Unido y, aunque no puedo decir demasiadas cosas buenas de los ingleses, la experiencia de vivir en un país extranjero es siempre buena.

    Por cierto, Eli... ¿Dices que "has tenido que irte a otro país"? No sabía que te habías mudado, pensé que estabas aún en Canarias...

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya entrada tan interesante!

    La verdad es que desde que me fui de Almería a los 18 años para estudiar en Granada, yo también he estado cambiando de ciudad varias veces y lo cierto es que, a mis 26, aún no sé ni dónde voy a vivir el año que viene...

    Siempre he pensado que al final uno vive donde está el trabajo o donde está la parienta. En el caso del autónomo digamos que la primera opción no es tan importante, así que eso que ganamos. Pero claro, a saber si en unos años nos sale un trabajo guay en una empresa y al final ya no somos ni autónomos, como le ha pasado a Elizabeth.

    Fíjate que yo soy autónomo (pero con 4 horas de trabajo al día aseguradas, claro) y vivo en Madrid, y la verdad es que es una gran opción. Y vamos, con esto de estar en el centro, es una pasada la de viajes que he hecho desde que me mudé en noviembre del año pasado, y anda que no me quedan. Si te gusta viajar y tienes amigos por todos los rincones, compensa pagar un alquiler caro, créeme (en piso compartido, por supuesto; además, que he vivido solo también y prefiero estar en compañía). Yo siempre he dicho que no me gustaría vivir en ciudades grandes como Madrid y lo cierto es que estoy encantado; las veces que he salido por aquí me lo he pasado muy bien, y siempre hay cosas que hacer.

    En cualquier caso, está muy bien esto de los costes, los viajes y demás, pero llegado a esta edad, ¿sabéis qué? Que el verdadero factor clave para elegir un sitio es la felicidad que vas a tener en relación con tu círculo social (hay más factores, claro): http://blog.penelopetrunk.com/2009/05/21/how-to-decide-where-to-live-2/

    En Frankfurt estuve cojonudamente bien, pero después de tener una novia en España a la que veía poco, que lo dejáramos, que mis amigos de allí estuvieran ennoviados, y que el trabajo ya no fuera la repanocha tras año y medio, sabía que tarde o temprano acabaría yéndome. Ahora en Madrid reconozco que echo de menos Nintendo y que me gustaría volver una temporadita, pero la vida que llevo desde que volví a España (los que me tenéis en Facebook lo sabéis bien xD) no la cambio por nada, aunque tenga que sacrificar el "sueño Nintendo".

    Y bueno, ya que Elizabeth ha sacado el tema... Declaro que me encantaría vivir en Canarias, por lo menos unos años. Y al lado de una canaria, mejor. xD

    ResponderEliminar
  7. Oye, viendo el comentario de Curri, pues fijaos que ahora que no tengo novia, te puedes meter unas fiestas que lo flipas (o hacer frikadas, claro) a pesar de todo (aunque entiendo eso de ser "el sujetavelas" o "el violinista", porque salgo con muchos que están ennoviados o casados). Por supuesto, esto depende de las personas, pero por si sirve, tras dejarlo con la novia yo también veía que estaban todos emparejados y que yo como que sobraba, pero vaya, que siempre encuentras a gente con la que salir hasta tarde. Supongo que el truco está en tener varios grupos de amigos, lo cual no es fácil de conseguir de primeras, por supuesto.

    Disfruta mientras no tengas a nadie a tu lado (ojo, que yo también echo de menos dar y recibir cariño), que al menos yo soy consciente de que no podría estar viajando de aquí para allá todos los fines de semana con novia. xD En resumen: ¡que hay que ser feliz con uno mismo!

    ResponderEliminar
  8. Pues yo te entiendo. Me gusta viajar mucho y siempre he querido poder vivir fuera una temporada. A veces uno se agobia y quiere un cambio de aires y vivir algo nuevo, pero no es fácil cuando se tienen pocos recursos aunque no se tengan ataduras.
    Organízate, y haz lo que puedas en la medida de tus posibilidades, te irá bien.

    ResponderEliminar
  9. Hola Jordi,
    Me ha hecho gracia la referencia al dato importante de contar con cervecerías de calidad, como la que tenías clichada en Valencia pero que te tumbamos por restaurante con maître sui generis :D

    La verdad es que tiene su guasa cambiar de lugar de residencia, dejar atrás a los amigos de toda la vida, etc, pero estoy con Curri. Ya que das el paso, ¿por qué no al extranjero? Bueno, yo no soy el mejor ejemplo ya que tras acabar la carrera me volví para Francia donde ya hice un Erasmus y tuve un breve paso por el Reino Unido. ¡Para acabar volviendo a Barcelona! :D

    En fin, mucha suerte en Gijón. Ya verás, en Asturias pasarás poco tiempo sin novia ;)

    ResponderEliminar
  10. Poca ayuda te voy a dar yo, porque nunca he tenido que mudarme. Aunque si me lo planteara, me imagino que lo único que miraría sería el dinero del piso y del transporte. Punto. Y más si se diera un caso como el tuyo, el de ser autónomo. Miraría el dinero por encima de todo.

    Aunque, la verdad, no entiendo por qué te has mudado pudiendo estar con tus padres... :S Y además a otra ciudad. Con tus padres podrías ahorrar más, y en Gijón estarás más solo ,¿no?

    Quizás es cosa mía, que soy una mimada :P

    ResponderEliminar
  11. Yo me lié la manta a la cabeza de otra manera un par de veces.
    Hace 7 años habiendo estado en Suecia de vacaciones un par de veces hice mis contactos y me enteré de un piso en alquiler por unos meses y me fui (sin curro). Al fin y al cabo era por un periodo corto y me podía mantener. Una especie de vacaciones largas y aprendizaje del idioma.

    La segunda vez. Un día hace 4 años estando en Viena tomé un tren a Budapest. Me encantó lo que vi en 7 horas y pensé que ahí debía vivir yo algún día. Dos años más tarde encontré el trabajo que me permitía trabajar desde casa incluso fuera de España. Así que hablando con amigos de mi idea de irme a Budapest apareció el amigo del amigo del amigo con un piso en alquiler. Y aquí llevo dos años. Sí también miré la climatología, precios de la vida, presencia de vida nocturna, etc.

    Después de experiencias así cada vez da menos miedo irse a la aventura y sin mirar nada. Si no funciona pues vuelta a empaquetar tu vida en una maleta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hombre, yo supongo que tal y como cuenta Pablo, después de unos años en el extranjero siempre te tira tu tierra. Y claro, si cuando llegas te encuentras con el panorama como el que describe Jordi... Pues es para pensárselo.

    Mis amigos de Canarias también son un poco "culos inquietos" y se han ido y vuelto en diferentes ocasiones. Cuando veo a personas de 30 años ya funcionarios y con hipoteca, me da mucho vértigo. Te quedan mínimo 30 años más de hacer lo mismo y en el mismo sitio... Uf.
    De momento llevo poco tiempo aquí, pero el país me gusta, aunque no tengo ni idea del idioma. xD A veces sí que pienso en eso de sentar la cabeza, que las mujeres tenemos un reloj biológico que no da tregua, pero no me veo todavía.

    @Pablo, seguro que tu club de fans tiene delegación en Canarias. ;)

    @Curri, sí, estoy viviendo la aventura de trabajar en un país extranjero. A ver si hago una entrada en el blog. ;)

    ResponderEliminar
  13. Pues yo he vivido en medio mundo: Seattle, Portland, Boston, Moscú, Londres, Lisboa, Ámsterdam, Barcelona y Milán... y actualmente vivo en Granada, y la verdad es que aunque cada una tenga su punto positivo, sinceramente me quedo con Granada en lo referente a coste de la vida y calidad de vida. Aquí te puedes pillar un piso nuevo por 78.000€, que eso es una letra de 250€ al mes; el buen tiempo es fantástico, la vida nocturna es genial y encima hay una gran vidorra cultural.

    ResponderEliminar
  14. Honestamente, creo que has tomado la mejor decisión. Yo hace tiempo que sueño con irme fuera; de hecho, tengo unas ganas locas de irme a vivir a Suecia, la gracia es que no sé sueco, pero la perspectiva de poder ir a conciertos de los grupos que me gustan y de visitar la cuna de IKEA hacen que me apetezca mucho ir para allá xD. El caso es que no termino de dar el paso, no por miedo, sino porque tengo mis pequeñas ataduras personales y no puedo hacer mis maletitas e irme a la aventura.

    Afortunadamente, hace ya dos años que salí del nido paterno y he montado mi propio nido con mi novio y, pese a que no es lo mismo que vivir en el extranjero, estoy feliz con mi decisión.

    Sea como sea, no considero que estés loco, todo lo contrario; eres un valiente que ha decidido dar un paso adelante y romper con todo para encontrar su hueco. Y lo de buscar y rebuscar información sobre el sitio, es más que lógico, si vas a dar un paso tan grande, mejor que te hagas una idea de cómo va a ser todo, no sea que después el remedio acabe siendo peor que la enfermedad. Así que, ¡enhorabuena por tu decisión y mucho ánimo! Verás como todo te va saliendo bien en esta nueva etapa.

    ResponderEliminar
  15. Me parece increíble lo de la tabla con las variables. Yo lo intenté cuando me puse a buscar un coche de 2ª mano y acabé pasándole el muerto a mi padre. Me compré el que me dijo y fin del asunto.

    A lo que iba, creo que está bien cambiar si uno lo necesita. Cambiar es bueno, un poco de reajuste neuronal y renovación nunca viene mal, además siempre se puede volver, ¿no?
    Una de las variables más importantes para mí (si no la más) es que pueda seguir desarrollando mis aficiones. De esta manera, sigo haciendo algo que me llena y además es una forma de conocer a gente con intereses parecidos. El tema económico también es importante, aunque nunca me iría a una gran ciudad. El clima... si me impide salir a escalar (he ahí mi afición) me lo repensaría, aunque la verdad es que me gusta la lluvia, me gusta el sol, me gusta el frío y el calor.
    ¡Suerte en Gijón!

    ResponderEliminar
  16. Nieves: Yo también miro quién gobierna en cada sitio y cómo lo hace, por eso en su día me mudé de Valencia a Burjassot. Con mis impuestos no se juega.

    Elizabeth:
    Vivir en un piso compartido es buena idea para conocer gente... si no trabajas desde casa ni has tenido malas experiencias compartiendo piso. He tenido un par de experiencias muy chungas y valoro la tranquilidad. No creo que pueda concentrarme mientras los compis de piso están armando escándalo. Lo de los compañeros de piso es una como una caja de bombones.
    No pensé en Canarias porque tengo varios amigos canarios (de Tenerife) y sé que huyen de las islas a la primera de cambio, ya sea al empezar la universidad o al ir a trabajar. No es lo mismo con un autónomo, pero da que pensar. Además, para estar rodeado de guiris cangrejos ya tenía Benidorm.
    En el apartamento en el que estoy ahora pago menos de 450 € con la comunidad incluida, pero me gustaría cambiarme en los próximos años a algo más céntrico, que ahora estoy en zona de chonis.
    Por cierto, ya contarás a dónde has emigrado si tienes un rato y actualizas el blog.

    Darío: Supongo que tener cerca el mar me ha hecho inclinarme más por Gijón que por otras ciudades. En Benidorm tenía la playa a menos de cinco minutos andando y ahora en Gijón la tengo a cinco minutos también. No es que vaya a menudo a bañarme ni a tomar el sol, pero me gusta saber que está ahí al lado y si es posible verla desde la ventana. Me alegra saber de más gente que ha decidido mudarse al "norte", como en la peli francesa.

    Curri:
    Yo también me he venido a Gijón con una mano delante y otra detrás, aunque con algo de colchón bancario. Te recuerdo que he decidido (re)independizarme al mismo tiempo que empiezo como autónomo.
    Me llevo muy bien con las novias de mis amigos, no creas, me lo paso muy bien cuando salimos todos juntos. Pero como ya digo, es una situación insostenible. Podría buscarme novia yo también y no sentirme más aguantavelas, pero eso es más complicado que mudarse a la otra punta de España para establecerse como autónomo.
    No me he ido al extranjero por varias razones. Una, prefiero centrarme en un idioma para conocerlo bien antes que saber muchos por encima. De ahí que en la universidad sobresaliera en inglés y fuera un inútil en alemán. Por lo tanto, dentro de Europa me queda Reino Unido e Irlanda, países donde ya he vivido y me niego a volver: por gastronomía y por la forma de ser tan casera y autosuficiente (no me va el rollo cottage) de sus habitantes. Dos, podría haberme ido a Portugal, pero solo he estudiado dos años de portugués en la EOI y me parece masoca hacer todo el papeleo para establecerse por cuenta propia en un país que apenas conoces y con un dominio de la lengua limitado. Tres, soy un cagón. :D

    ResponderEliminar
  17. Gracias por esta respuesta increíble y por vuestros comentarios. Me imaginaba que casi nadie se leería esta entrada porque es muy personal y ha sido justo al revés.

    Pablo:
    Con los amigos, yo soy como con los idiomas: prefiero tener pocos y conocerlos a fondo que muchos y que sean casi desconocidos.
    Curioso, buscando cómo se decía "third wheel" en español, me encontré también con el término "violinista", que parece darse más bien en Latinoamérica, especialmente en Chile. Y ahora vienes tú y lo usas. Qué cosas.

    Verónica: ¡Gracias por los ánimos!

    Lluís: Que el Monstruo de Espagueti Volador te oiga en lo de encontrar novia pronto. :) Acabo de comentarle a Curri en detalle por qué he preferido quedarme en España.

    Israel: Mmmm, Budapest, eso tiene que estar bien.

    Elena: Segunda mención a Suecia ya. Parece un destino muy escogido. ¡Gracias por los ánimos!

    Carolina: Lo de la tabla con variables puede ser tan malo como una tesis que tiende al infinito. Hay un momento en que acumulas demasiada información y tienes que cortar para llegar a conclusiones o quedarte en el camino. Tiene su utilidad si te marcas objetivos y plazos para acabar la recopilación de datos.

    Ana: También tengo amigos que no podrían vivir lejos de su familia. El sábado van a comer a casa de los padres de él y el domingo a casa de los padres de ella. Todos los días hablan un buen rato por teléfono con varios miembros de la familia y se ven a menudo entre semana. Me parece genial que haya gente que pueda mantener ese contacto, pero a mí me daría algo. De hecho, por eso he salido por patas.

    ResponderEliminar
  18. Jesús: Granada la tenía muy recomendada, tanto en coste de vida como en ocio. Lo que pasa es que yo soy más bien sosete e introvertido, de ahí que haya preferido el norte.

    ResponderEliminar
  19. Jordi, me ha encantado esta entrada. Es personal, sí, pero quizá por eso es aún más interesante. :-)

    Yo nunca me he visto en la situación de tener que decidir a qué ciudad mudarme, pero la verdad es que me encantaría hacerlo. Pasar una temporada en otro lugar escogido por mí es algo que me ronda la cabeza desde hace mucho tiempo, pero por motivos personales sigo aquí, en mi Alicante natal (bueno, en realidad soy de Novelda, pero está prácticamente al lado). Siento debilidad por California desde que estuve allí de vacaciones hace un par de años, y vivir unos mesecitos allí sería la leche (o quizá no, quién sabe).

    Que sepas que te admiro por dos cosas: en primer lugar, por liarte la manta a la cabeza y mudarte a otra ciudad por decisión propia y sin nadie que te acompañe en la aventura, y en segundo lugar, por hacerlo al mismo tiempo que intentas abrirte camino como autónomo. Así que te deseo mucha, mucha suerte.

    Un saludo,
    Isabel

    ResponderEliminar
  20. Gracias por los deseos, Isabel.

    Si solo quieres ir a vivir un par de meses a otro país, no creo que tengas muchos problemas. Sé de traductores que pasan casi todo el año en su país natal y se van uno o dos meses al año al país donde vivieron buenas experiencias, sea por una Erasmus, porque dejaron familia (no ascendente) ahí o lo que sea. Así que ¡ánimo!

    ResponderEliminar
  21. Hola Jordi:
    Felicidades por la entrada. Da gusto ver que hay más personas que se plantean las mismas cosas que uno. Yo me tomaré este verano para decidir donde me asentaré a partir de septiembre. Todo dependerá del factor pelas. De momento estoy en Aviñón, en la Provenza francesa y la verdad es que se vive bastante bien y relativamente con poco dinero o eso me parece a mí, que tras llevar aquí siete meses mis nociones sobre lo que es barato y lo que es caro han cambiado mucho.
    En cuanto a consejos, pues mira, mi querido Punset siempre dice que ante una cantidad abrumadora de información debes dejarte guiar por tu instinto, aunque eso no resta en absoluto valor a tu muy justificada decisión de mudarte a Gijón. Como bien dices, todo depende de lo qué busques y de cómo seas tú. Yo ya estuve 4 años en Granada y ahora me apetece una ciudad grande sea dentro o fuera de España para ver si soy capaz de sobrevivir. Quizá salga Madrid.
    Y sobre las salidas con los amigos en pareja, no sé qué te puedo decir. Simplemente, como dice Curry, aprende a mirarlo de otra forma. Reconozco que he tenido suerte ya que la mayoría de mis amigos que están en pareja tienen la costumbre de no ser muy afectivos en público hasta el punto de que a veces y hasta se me olvida que están juntos.
    En fin, no me queda más que desearte lo mejor en tu nuevo proyecto de vida. Recuerda: «audentes fortuna iuvat»

    ResponderEliminar
  22. >Es normal, nos acercamos a los treinta años y >uno cada vez tiene menos tiempo para los >amigotes y debe centrarse en la vida >familiar...

    ¡Ejem! Pues los hay que se acercan a los 40 y aún no han tomando esa decisión :))

    ResponderEliminar
  23. Walter: Hombre, eso de la Provenza suena muy bien, pero si crees que en Madrid estarás mejor, te deseo suerte.
    Por cierto, esa frase me encanta, primero porque recuerdo cuando traducía la Eneida en COU y segundo porque una buena amiga mía la dice a menudo. Me gusta casi tanto como "moriamur et in arma ruamus", el ejemplo clásico de hísteron próteron.

    Leon: Bueno, me gustaría que me dejaran optar a esa decisión para decidir si la tomo o no. "Ah! porque estou tão sozinho / Ah! porque tudo é tão triste" :D

    ResponderEliminar
  24. Hola, autoestopista galáctico ;)

    Qué entrada más chula te has marcado, me ha gustado mucho. Está siendo un día de entradas estupendas, si es que no queréis que haga mis deberes hoy :)

    Pues mira, yo vivo en Madrid, pero cada poco me pregunto qué narices hago en esta ciudad. La respuesta llega pronto y ahora está sentada a mi lado. Sin embargo, los dos tenemos claro que queremos irnos a vivir a Galicia (preferiblemente a un pueblo, cuando Internet colonice esas tierras). Si él pudiera encontrar trabajo allí, hace ya tiempo que nos habríamos marchado. Por supuesto que echaría de menos a mis amigos de aquí, al grupo de rol de los martes y hasta la locura de esta ciudad, pero lo compensaría el clima (malísimo para mis rodillas, pero bueno para el alma), el entorno natural y la tranquilidad. Estoy convencida de que hasta se me resetearía el cerebro y saldrían a la superficie cosas que aquí no pueden florecer. Creo que hay ciudades que sacan lo mejor y lo peor de ti, aunque esto es una teoría personal muy poco pulida.

    Te felicito por el arrojo de lanzarte a un cambio tan importante (cambio de casa, cambio de régimen en la Seguridad Social, cambio de vida) y espero que Gijón saque lo mejor de ti :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La posedición: ¿zombificación del traductor?

Impacto de la subida de impuestos (IVA e IRPF) en traductores autónomos

El legado de Miguel Llorens / Miguel Llorens' Legacy