Crónica de una subtitulación asistida

Tengo un pasado como fansubber. Durante la carrera traduje y subtitulé tres miniseries basadas en novelas de Terry Pratchett, dos de ellas de animación y una de imagen real. Lo hice por gusto, para difundir el mensaje del Maestro allende los mares (el Cantábrico, concretamente). Desde que acabé la carrera, han salido tres películas para TV más basadas en novelas de Sir Terry, pero estas ya no las subtitulé por falta de tiempo. No pasa nada, otros tomaron el testigo.

El lunes 13 se emitió por la BBC2 Choosing to Die, un documental sobre la muerte asistida, también conocida como eutanasia, en el que el escritor Terry Pratchett, que sufre de Alzheimer, habla con personas que quieren acabar con su sufrimiento antes de que este acabe con ellas. Dolencias neuronales motoras, escleroris múltiple, Alzheimer... El documental muestra la muerte de un señor que sufre de una dolencia neuronal motora, de ahí que haya levantado una gran polvareda.

Como ahora tengo demasiado tiempo libre, decidí encargarme de la subtitulación, recuperando mi pasado fansubber. En ocasiones anteriores, una hora de metraje me habría costado fácilmente cuatro o cinco días de trabajo, pero esta vez lo empecé el martes por la mañana y lo acabé el miércoles por la tarde. ¿A qué se debe esta mejoría?

Primero, ahora tengo más experiencia traduciendo y voy más suelto que en la carrera. No creo ser mal fansubber, pero desde luego me queda mucho antes de poder dedicarme a la traducción audiovisual profesionalmente. Mi amiga Irene ya me corrigió la tercera miniserie y sabe que no soy un lince precisamente en estas lides. Segundo, he ido a todo gas trabajando más de diez horas diarias dos días seguidos. Esto es algo que no podía hacer en la universidad porque no estaba acostumbrado a tal carga de trabajo: en la universidad nos tratan demasiado bien.

Tercero, esta vez he usado un programa muy chulo, VisualSubSync, que me ha permitido subtitular al mismo tiempo que traducía, además de automatizar parte de los controles de calidad. Cuarto, he pedido ayuda  y obtenido la colaboración desinteresada de colegas vía twitter con mejor oído que yo para descifrar unas cuantas frases de ingleses con problemas de vocalización.

Veamos los puntos tercero y cuarto en más detalle.

En su día, primero traducía en un documento de texto sencillo sin pautar los subtítulos ni poner tiempos y luego sincronizaba el texto con el audio con un programa muy simple. Más o menos, esto es lo que hacen los profesionales del ramo, pero muchos fansubbers sincronizan al mismo tiempo que traducen. O al menos parten de los subtítulos originales, por lo que la labor de sincronización se reduce a adaptarlos a la lengua de destino.

En su día no lo hacía todo a la vez porque no me aclaraba, pero con VisualSubSync es un placer. Vas a la onda de audio, clic y comienza el subtítulo, clic y acaba el subtítulo, clic y creas el subtítulo. Traduces.


Nótese en la barra de estado (abajo del todo) información sobre la longitud de cada línea de los subtítulos y el tiempo que aparecerán en pantalla. Me puse como máximo por línea 35 caracteres, incluyendo espacios. En esta captura no se ve, pero más adelante cambié el tipo de letra a una monoespacio (Courier New) para que cada carácter ocupase lo mismo y pudiera darme cuenta con un golpe de vista si alguna línea ocupaba demasiado.
En cuanto al tiempo que cada subtítulo aparece en pantalla, el programa calcula la desviación (configurable) entre el tiempo idóneo de lectura y el real por el número de caracteres de cada subtítulo y muestra un mensaje con el resultado en la barra de estado. Si dice "Good" o "Perfect", entonces todo va bien. "A bit too fast" y "A bit too slow" a veces son aceptables, pero conviene revisarlos. Los demás mensajes, "Too slow" y "TOO FAST!", no son aceptables nunca. Obviamente, puede alterarse el tiempo que aparecerá el subtítulo en pantalla o cambiarse la traducción.

Durante el documental, un taxista con una dolencia neuronal motora (casi no puede moverse) le dice a Sir Terry que sigue siendo taxista, pero ahora "de cabeza". El Hombre del Sombrero decide ponerle a prueba pidiéndole que le lleve al Atheneum Club de Londres y el taxista le va cantando el recorrido. El taxista en cuestión, muy cockney él, no es muy amigo de la vocalización y que se ponga a decir un nombre propio tras otro no facilita la comprensión, más aun si no te conoces Londres al dedillo.


Sí, señores, tuve que hacer el recorrido en Google Maps buscando la dirección exacta del hospicio donde vive, poniéndolo como origen y el club ese como destino. Luego, las pocas calles que conseguía descifrar las fijaba como parada en Google Maps y veía por dónde tenía que pasar el taxi mental del buen señor buscando calles que sonaran igual. Lo más divertido es cuando se refiere a dos calles de Londres por un nombre que no es el oficial, sino el que usan los londinenses... Toda una fiesta.

Javier y Verónica se ofrecieron amable y desinteresadamente a descifrar ocho frases que no podía entender por mucho que lo intentase. Un servidor acabó descifrando una en un momento de inspiración, Verónica descifró otra... y Javier descifró el resto. Qué gallego más testarudo, no paró hasta que resolvió la última frase. :D Muchísimas gracias a los dos, en serio.


El programa tiene un servidor web fácilmente configurable (inicia el servicio, redirige el puerto en el router y a correr) para que tus colaboradores puedan ofrecer sugerencias sobre la traducción. La captura anterior es la web que ven ellos, pueden escuchar el fragmento de audio correspondiente a ese subtítulo e introducir su sugerencia. Creía que esto sería suficiente como contexto, pero al final necesitaron visionar parte del documental porque los clips de audio eran demasiado cortos. En cualquier caso, una función muy útil e interesante lo del servidor web casero.

Finalmente, con todo traducidito, tocaba la revisión. El documental es muy duro y tuve que verlo cuatro veces: visionado inicial "por gusto", traducción, revisión y control de calidad final. Durante la revisión me concentré en detectar fallos releyendo el texto sin pensar en los tiempos.


Para el control de calidad final, el programa incluye ciertos controles automatizados que puedes activar y desactivar a tu antojo y, en parte, cambiar los umbrales de error. Este control de calidad lo hice después del visionado final, para corregir ciertos errores que yo no consideré errores. No todos leemos a la misma velocidad y yo tenía el hándicap de conocerme de pé a pá el vídeo. A veces está bien que te corrija una máquina. Detecta subtítulos que se chafan unos a otros, que duran demasiado o demasiado poco, con demasiado texto y con demasiadas líneas. Todo editable.

Cuando ya no tenía nada más que corregir, subí los subtítulos de Choosing to Die y lo anuncié en Twitter. Espero haber conseguido difundir el mensaje de Terry Pratchett sobre un debate muy necesario en la sociedad.

Vale, ahora ya me podéis felicitar por ese gran juego de palabras que es el título de esta entrada. Seguro que soy el primero en jugar con esa novela para un título.

Edito a las 23.45h: He buscado cómo se llama el programa que utilicé del 2002 al 2006 para subtitular las tres miniseries. El Manual Video Subtitler (una guía de muestra) servía para cargar un archivo de texto con los subtítulos ya separaditos y sincronizarlos con un vídeo. La interfaz consistía en cuatro botones: Ir a subtítulo, Comienza subtítulo, Acaba subtítulo y Pasar a siguiente subtítulo, todo ello con cómodos atajos de teclado. Por $Deity, cómo ha mejorado la cosa desde entonces.

Edito el 28/05/2012: Choosing to Die se ha llevado un BAFTA 2012 al mejor documental. Estoy orgulloso como si se tratase de un hijo mío.

Comentarios

  1. Enhorabuena. Por la entrada y por el trabajo. Ah, y sí eres bastante lince. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracia, muy entretenida tu cronica xD
    Yo también alguna vez hice fansub, pero solo la parte del scrip, salvo una vez que me dio por hacer un capitulo de Buffy para un especial de noche de brujas xD, fue un kilombo, y yo sólo tenia el virtual dub para fijar los tiempos, el ssa para el scrip y una traducción francesa >_<

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el detalle de Google Maps, de auténtico profesional. Nada como que te importe lo que traduces.

    Siento no haberte podido ayudar más, la verdad, aunque como recursos no te faltan espero que lo dejemos en un tirón de orejas. Nunca he utilizado este programa y ya lo estoy buscando, tiene una pinta estupenda, ¡lo has vendido bien!

    En fin, te agradezco muchísimo tus sacrificadas horas de trabajo y estos subtítulos, ahora nada libra a mis cuñados de ver el documental, que en VO pelada les daba respeto. Felicidades de las gordas, you make Terry's fans cry of joy x_)

    ResponderEliminar
  4. Irene: Miénteme, Pinocho, miénteme. ;)

    arien-tamriel: Creo que tu método era incluso más divertido que el que usaba yo, que ya es decir. Madre mía...

    Nieves: Fui con cuidado con la ruta porque luego te llega una Curri que se conoce Londres perfestamente y te dice "pues no dice esa calle" ;). Gracias por hacerme la pelota, se agradece.

    ResponderEliminar
  5. Me tenías que haber pedido ayuda también a mí, que vi el documental y, bueno, estoy ya acostumbrada a escuchar el hablar londinense. Al menos, para poder ayudarte con el mapa. ¡Aprovéchate de mí mientras viva en Londres! ;) (el mensaje que enviaste en Twitter no lo vi, sorry. Justo ese día estaba yo también "subtitulando" y desconecté el Twitter y el TweetDeck porque me molestaban)

    Pero bueno, me alegro de que te hayas salido con la tuya.

    Gracias, también, por explicar cómo va el programa. Tiene buena pinta. Tendré que probarlo la próxima vez.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja. Acabo de ver tu mensaje, Jordi, en el que te refieres a mí. Vale, vale, esa es la imagen que tienes de mí... ;)

    No, pero en serio, me podrías haber preguntado: me hubiese encantado ayudarte, al menos, con el mapa de Londres :)

    ResponderEliminar
  7. Curri, enhorabuena, has encontrado el huevo de pascua en exclusiva para ti xD.

    Sí, era muy consciente de que eres la persona de mi TL más indicada para ayudarme con un problema de a) acento londinense y b) calles de Londres, pero me cuesta mucho pedir ayuda. Una cosa es lanzar un mensaje "¿alguien puede ayudarme?" y que conteste quien se dé por aludido. Y otra muy distinta, decir "Curri, ¿puedes ayudarme?". Tengo entendido que es una cosa de los hombres, que no reconocemos que estamos perdidos, y de las mujeres, que no saben leer un mapa, pero como no leo libros de autoayuda...

    ResponderEliminar
  8. ¡Gran entrada! Siempre he dicho que ese programa es de lo mejor que hay, así que me alegro de no ser el único bicho raro que prefiere ese mil veces antes que el Subtitle Workshop, que es el que enseñan en todos lados.

    Yo personalmente preferiría sincronizar todo y luego traducir, pero cada uno tiene su estilo.

    Lo del Google Maps me ha parecido una pasada: ¡sí que te lo has currado, macho! Otra posible solución hubiera sido preguntar a algún nativo que estuviera interesado en colaborar para hacer la tarea menos compleja, pero entonces no hubiera tenido la misma gracia, ¿no? :P

    Saludos,

    Pablo

    ResponderEliminar
  9. Lo dicho Jordi, yo solía escribir las canciones de oído como un reto a mí misma jaja, y ponía el Dual en la tele. Esto me ha recordado al semestre de inglés en la uni en el que trabajamos los acentos y teníamos que escuchar muchas grabaciones con distintos acentos. Agradezco MUCHÍSIMO ese semestre porque ahora me salva de muchas situaciones con problemas de acentos.

    Para eso estamos los compañeros, te lo has currado mucho. Ya de paso te podrían pedir que lo subtitularas tú jaja.

    ResponderEliminar
  10. Pablo: No entiendo eso de "Yo personalmente preferiría sincronizar todo y luego traducir". ¿Te refieres a marcar dónde van todos los subtítulos en la onda de audio y luego rellenar los huecos? Te recuerdo que no tenía subtítulos en inglés ni una transcripción.

    Sí, podía haber pedido ayuda a alguien de por ahí, como Curri. Pero como ya digo me cuesta una barbaridad pedir ayuda.

    Verónica: Ya lo intenté en su día con el DVD de Johnny and the Bomb. Les dije que lo estaba traduciendo y que les vendía la licencia de los subtítulos. Me dijeron que no querían subtítulos en español antes incluso de hablar de tarifas. En este caso es un documental de la BBC, no una peli que se pueda comprar desde España, así que...

    Me hubiera encantado pasarme un semestre distinguiendo acentos, pero no tuve esa suerte. Incluso una referencia a "os recomiendo tal web o tal libro o tal CD" me hubiera venido de lujo. Y eso que la mayoría de mis profes de inglés eran muy buenas, pero ahí no entraron.

    ResponderEliminar
  11. Muy chulo el post Jordi, no conocía el programa y lo voy a probar para una historia que tengo pendiente. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La posedición: ¿zombificación del traductor?

Impacto de la subida de impuestos (IVA e IRPF) en traductores autónomos

El legado de Miguel Llorens / Miguel Llorens' Legacy